Test de ADN

¿Qué puede decir un test ADN sobre ti?

En el pasado nos habría parecido inconcebible la posibilidad de realizar un test de ADN tomando una muestra en casa, pero actualmente se trata de algo posible. Podemos obtener un reporte pormenorizado de nuestra información genética sin tener que salir de casa, lo cual tiene una utilidad múltiple para las personas, entre ellas, conocer la predisposición a ciertas enfermedades.

Lo anterior es posible gracias a test de ADN domésticos, tales como ADNtro, que pueden ser adquiridas en cualquier momento por el consumidor. Por nuestra parte, hemos investigado el funcionamiento de estas pruebas y el tipo de información que son capaces de ofrecernos, así como la utilidad que puede llegar a tener un test de ADN en nuestra vida.

¿Cómo se realiza un test de ADN? 

Hace más de 70 años fue presentado nuestro material genético a través de la molécula del ADN, una cadena de doble hélice que contiene toda la información requerida para la formación de un ser vivo. En el caso de los seres humanos, cada una de las características desarrolladas a nivel morfológico y una serie de información relacionada con nuestro origen.

Las pruebas domésticas se realizan con la ayuda de máquinas secuenciadoras de ADN, las cuales descifran el genoma y consiguen desplegar millones de secuencias de este código de forma automática en cuestión de horas. Gracias a este avance, diferentes empresas han decidido comercializar pruebas domésticas para conocer un poco más sobre nuestro ADN.

En general, lo que hacen estas empresas es recoger las muestras (algo que puede hacerse sin supervisión profesional) y entregarlas al laboratorio, quien será el encargado de procesar la muestra, extraer el ADN, secuenciarlo y comparar la secuencia con la base de datos de factores genéticos disponible.

¿Qué puede decir sobre nosotros un test de ADN?

Gracias al proceso anterior, es posible llegar a determinar la presencia de genes asociados a determinados rasgos físicos, formas en que el cuerpo asimila los nutrientes y predisposiciones al desarrollo de enfermedades particulares como obesidad, diabetes, síndrome de Down o celiaquía, entre otros padecimientos comunes.

Nuestra cadena de ADN también revelará con certeza nuestro origen genético y el origen de algunos de nuestros rasgos como el color del cabello, piel y ojos, predisposición a lunares o cantidad de cabello. Todas estas características del ser humano se encuentran relacionadas con la expresión de genes particulares, los cuales se asocian también a determinados grupos de personas.

En conjunto, toda esta información puede llegar a ser útil para guiar tratamientos médicos, programas de alimentación, entrenamiento físico o simplemente para conocer nuestros orígenes, todo lo cual puede ayudar a mejorar nuestra calidad de vida a nivel general. Además, gracias al crecimiento en las bases de datos de personas que realizan estas muestras, es incluso posible conectar con parientes lejanos.

Por supuesto, es preciso entender que en ningún caso las pruebas de ADN domésticas tienen la capacidad de ser una herramienta de detección de enfermedades, por lo que no puede ser utilizada como método de diagnóstico, sino como una forma de anticiparse y tomar las medidas preventivas necesarias y recomendadas por el especialista en salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: