Remedios caseros y tratamientos naturales para la tos

Remedios caseros y tratamientos naturales para la tos

Existen cientos de opciones de remedios caseros y tratamientos naturales para la tos cuya efectividad va a depender del tipo de tos que presentemos, de la frecuencia con la que los usemos y de los cuidados que en conjunto tengamos al momento de presentar la tos.

La tos es una expectoración violenta de aire que tienen los pulmones, ocasionada por alguna molestia en las vías respiratorias, también es la expulsión violenta de aire como un mecanismo espontáneo del cuerpo para mantener libres las vías respiratorias.

Los remedios caseros y tratamientos naturales para la tos pueden funcionar dependiendo de las causas que la ocasionan, pues puede tratarse de una tos alérgica, producto de una gripe u resfriado, infección en las vías respiratorias o reflujo gástrico.

Algunos remedios caseros para la tos

·           Agua de cebolla morada

La cebolla (morada o blanca) tiene propiedades digestivas, pero en la medicina china está recomendada para el tratamiento de enfermedades respiratorias; tiene además propiedades antiinflamatorias y antialérgicas, así como fungicidas y bactericidas.

Como tratamiento natural para la tos se recomienda poner a hervir una cebolla morada pelada y cruzada por la parte inferior. (Hacer con un cuchillo una cruz en la parte posterior de la cebolla). Después de hervida y ablandada, colar, dejar reposar y tomar el agua a temperatura ambiente durante el día. El agua, una vez hervida, se puede endulzar con un poco de miel.

·           Té de miel y pimienta negra

Las propiedades de la pimienta negra también son múltiples y muy conocidas, este grano, de color verde, blanco o negro, contiene vitaminas A, C y K, y minerales como fósforo, potasio, calcio y magnesio.

Como uno de los remedios caseros para aliviar la tos, basta mezclar dos cucharadas de pimienta negra, dos cucharaditas de miel y verter una taza de agua caliente; dejar reposar por 10 minutos y beber a temperatura ambiente.

La pimienta ayuda a que la flema fluya y la miel es un calmante natural de la tos.

·           Jengibre en té o en lonchas

El jengibre es una raíz cuyo sabor fuerte y picante gusta mucho en la preparación de diferentes recetas; es rica en aceites esenciales, vitaminas, antioxidantes, minerales y aminoácidos que benefician al organismo.

Además, tiene propiedades descongestionantes y antihistamínicas, es un antiinflamatorio natural, ayuda a superar los cuadros de gripe, enfermedades respiratorias y algunos problemas digestivos.

Para hacer un té de jengibre se pone a hervir un puñado de rebanadas de esta raíz en tres tazas de agua durante 15 minutos. Retirar del fuego, colar y agregar el jugo de un limón y una cucharadita de miel. Dejar reposar durante diez minutos y beber antes de acostarse.

·           Té de hierbas con miel

Uno de los remedios caseros para aliviar la tos más sencillos es un té de hierbas, que puede ser yerbabuena, menta, flor de sauco, orégano de hoja grande o eucalipto, y una cucharada de miel.

Este remedio consiste en hervir cualquiera o varias de estas hierbas durante diez minutos, endulzar con miel, dejar reposar y beber.

·           Tomillo y miel

El tomillo es otra hierba a la que se le atribuyen propiedades curativas, especialmente de las afecciones del sistema respiratorio, es un expectorante y disminuye las infecciones responsables de la tos; también es recomendado para la bronquitis e infecciones de la garganta. A una taza de agua hervida y bien caliente, agregar unas ramas de tomillo y una cucharada de miel, dejar reposar durante 10 minutos y consumir a temperatura ambiente.

Tratamientos naturales  para la tos

Existen otros tratamientos naturales para aliviar la tos, como prácticas y preparaciones que podemos hacer utilizando ingredientes de los que disponemos en nuestra despensa.

·           Baño de agua caliente

Tomar un baño de agua caliente es recomendable, pues el vapor ayuda a despejar las vías respiratorias al tiempo que va suavizando las flemas y la congestión nasal.

·           Tomar líquido en abundancia

Mantener el cuerpo hidratado durante un resfriado o un cuadro de tos nos ayuda a descongestionar las vías respiratorias, especialmente si son bebidas calientes, las cuales disminuyen los estornudos, el dolor de garganta, la secreción nasal y los excesos de tos.

Las mejores bebidas calientes para estos síntomas son caldos de verduras o pollo, las infusiones o tés que mencionamos, jugos calientes de frutas, chocolate caliente, leche tibia con miel, entre otras.

·           Preparado de berro con jengibre y miel

Otro tratamiento natural que funciona como remedio para la tos es un preparado de berro, jengibre y miel que consiste en colocar en la licuadora un puñado de hojas y tallos frescos de berro, unas rodajas de jengibre, una taza de agua y una cucharada de miel. Licuar hasta que quede una especie de jarabe. Verter la preparación en un frasco limpio y tomar tres veces al día.

El berro tiene propiedades que fortalecen el sistema inmunológico, además contiene vitaminas A, C y K.

Para elevar la efectividad de cualquiera de estos remedios caseros y tratamientos naturales para la tos es preciso tener presentes algunos consejos:

  • Saber si la tos es producto de un catarro o resfriado y considerar la intensidad de la tos.
  • Conocer qué tipo de tos padecemos.
  • En caso de no encontrar alivio en los remedios caseros y tratamientos naturales para la tos recomendados, acudir a un especialista.
  • Evitar el consumo de bebidas y alimentos fríos.

¿Cuáles son los tipos de Tos?

Asmática

Es una tos seca que se combina con problema para respirar, causado por el asma. Los tratamientos recomendados pueden ayudar a aliviar la tos, sin embargo, el especialista es quien puede tratar con mayor precisión el cuadro completo.

Seca

Esta tos es sin flema ni expectoración, y suele ser frecuente y cortar la respiración. Ante los excesos de tos de este tipo es bueno respirar profundo y tomar un vaso de agua a temperatura ambiente.

Productiva

La tos productiva es la causada por la flema que se acumula en los bronquios y en el resto de las vías respiratorias.

Aguda

Es un tipo de tos súbita y a veces descontrolada.

Convulsiva

También es una tos fuerte con episodios seguidos e imparables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: