Eyaculación retardada

Eyaculación retardada: ¿Qué es? Síntomas, causas y prevención

La eyaculación retardada es un trastorno muy común en el sexo masculino. Se trata de una afección que ocasiona que el hombre se tarde demasiado para alcanzar el clímax. Ciertos individuos que padecen este problema, en ocasiones son incapaces de eyacular de manera plena y completa.

Este padecimiento puede ser temporal, pero en ciertos casos el problema puede permanecer por el resto de la vida. Para encontrar el tratamiento adecuado, los especialistas deberán determinar las causas probables que lo generan.

¿Qué es la eyaculación retardada?

La aneyaculación o la eyaculación retardada, corresponde al retraso o la falta de expulsión del semen. Asimismo, se relaciona con la pérdida del orgasmo o la culminación de la excitación sexual hasta alcanzar la expulsión. En este proceso, la sangre se concentra en los genitales, los músculos se contraen y es liberada la tensión sexual.

Eyaculación retardada
Imagen de Freepik

En ciertas ocasiones se producen alteraciones que impiden o retrasan los orgasmos. Las consecuencias clínicas más frecuentes de los trastornos orgásmicos masculinos, son provocadas por causas psicológicas o problemas orgánicos. Este padecimiento puede suscitarse tanto en la masturbación como en la relación sexual de pareja.

Síntomas frecuentes

Los hombres que presentan estos problemas de eyaculación retrasada, requieren de por lo menos treinta minutos para lograrlo. Después de ese tiempo, o más de estimulación, quizás puedan alcanzar un orgasmo y eyacular. Mientras tanto, también existen otros hombres que nunca alcanzan el clímax y en ese momento pasa a ser una aneyaculación.

No existe un tiempo específico que pueda dar indicios de una eyaculación tardía. Por consiguiente, también concurren situaciones en que se experimentan estos problemas y ocasionan al hombre frustraciones o angustias. En ese mismo instante, optan por detener la actividad sexual por irritación, fatiga o por petición de su pareja.

Con relación a los síntomas, la eyaculación tardía se divide en dos grandes grupos como lo son:

Adquirida Vs. de por vida

La eyaculación retardada de por vida es frecuente, desde el momento que se alcanza la madurez sexual. Por otra parte, la adquirida suele producirse después de un tiempo de estar activo sexualmente.

Situacional Vs. generalizada

La eyaculación retrasada generalizada no está limitada a determinada pareja sexual ni mucho menos a los periodos de estimulación. En el caso de la situacional, esta solo se produce en ciertas circunstancias.

¿Cuáles son las posibles causas de la eyaculación retardada?

En ocasiones, este padecimiento suele relacionarse con la ingesta de medicamentos, cirugías y ciertas enfermedades crónicas. Asimismo, también puede ser producto de ansiedad, estrés, problemas de salud mental, abuso de sustancias, entre otros. En ciertas ocasiones se atribuyen a inconvenientes psicológicos o físicos.

Entre las causas psicológicas tenemos:

  • Ansiedad, depresión y otros problemas mentales.
  • Peleas de pareja que ocasionen estrés, preocupaciones y mala comunicación.
  • Tabúes religiosos y corporales.
  • Ansiedad, producto del desempeño sexual.
  • Imagen corporal negativa.
  • Diferencia entre fantasías sexuales y sexo real con su pareja.

Las afectaciones por medicamentos o sustancias son:

  • Antidepresivos.
  • Diuréticos.
  • Fórmulas para la presión arterial.
  • Medicamentos antipsicóticos.
  • Anticonvulsivos.
  • Consumo excesivo de alcohol.

Problemas físicos:

  • Anomalías congénitas, que generan daños al sistema reproductor masculino.
  • Infecciones urinarias.
  • Problemas de los nervios pélvicos, que son los que controlan los orgasmos.
  • Padecimientos neurológicos.
  • Cirugías de próstata.
  • Trastornos hormonales, como niveles bajos de testosterona o deficiencia de la hormona tiroidea, conocido también como hipotiroidismo.
  • Expulsión retrógrada, que consiste en que el semen regrese e ingrese en la vejiga en lugar de salir por el pene.

Riesgos de la eyaculación retardada

Existen diversas situaciones que pudiesen representar riesgos para padecer esta afección, por ejemplo:

  • Edad avanzada, esto sucede porque a medida que el hombre envejece, es normal que se tarde mucho más en eyacular.
  • Problemas médicos crónicos como esclerosis múltiple y diabetes.
  • También existen inconvenientes que bloquean la mente y no permiten que la persona se concentre en el momento de estimulación.
  • Excesivo consumo de alcohol. Sobre todo, si es continuo y prolongado por mucho tiempo.
  • Inconvenientes con su pareja, por infidelidades o falta de comunicación.

Prevención

No existe ningún método específico que logre prevenir esta afección. Sin embargo, los siguientes consejos resultarán de utilidad:

  • Es importante mantener relaciones sexuales sin presiones.
  • Evitar la rutina y cambiar las posiciones durante el coito.
  • Dedicar tiempo a los preliminares para lograr una total excitación.
  • Practicar ejercicio con regularidad. Esto permitirá mantener los músculos activos.
  • Disminuir o eliminar el consumo de alcohol.
  • Seguir una dieta balanceada, evitar el sobrepeso.
  • Tratar de conciliar los problemas en pareja.
  • Dejar atrás los prototipos evidenciados en películas para adultos. Este nivel de exigencia puede producir obstáculos mentales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: