Eosinófilos altos

Eosinófilos altos: ¿qué significa?

En el cuerpo humano existen cuatro tipos de linfocitos: neutrófilos, basófilos, monocitos y eosinófilos. Cada uno de ellos cumple una función dentro del sistema inmunológico. Los eosinófilos representan apenas entre el 1% y el 5% de los linfocitos que podemos encontrar en el organismo. Son un tipo de célula fagocitaria que siente una peculiar atracción por células que producen histaminas, por lo que su aumento se relaciona con las alergias. Además, estas células pueden ayudar a los demás tipos de glóbulos blanco a combatir contra más de un tipo de infección, incluso pueden ayudar a hacerle frente a las infecciones parasitarias.

¿Qué pueden significar los eosinófilos altos o eosinofilia?

Si al realizar un examen sanguíneo se nota que los eosinófilos superan los valores normales, se podría sospechar de alguna de las siguientes causas:

Alergias

Las reacciones alérgicas como la dermatitis, la rinitis, el asma, entre muchas otras; pueden causar que el número de eosinófilos presentes en la sangre aumente causando una eosinofilia. Si a esto se le suma la historia clínica se puede obtener un diagnostico muy rápido.

Consumo de algún medicamento

Algunos medicamentos pueden desencadenar una eosinofilia, lo que también podría resultar en la aparición de un cuadro clínico con la presencia de fiebre, nefropatía y/o infiltraciones pulmonares. Algunos de los medicamentos que pueden causar estos son las penicilinas, cefalosporinas, antinflamatorios, entre otros.

Eosinofilia

Infección de VIH

Tanto la presencia del virus de inmunodeficiencia humana como su tratamiento suelen causar un aumento muy considerable de los eosinófilos. Muchas veces esto puede causar complicaciones graves.

Infecciones bacterianas y víricas

Los eosinófilos altos también pueden indicar que el cuerpo lucha contra una infección, ya sea bacteriana como la tuberculosis o vírica como la influenza.

Enfermedades del sistema endocrino

Las enfermedades metabólicas, como todos los tipos de insuficiencia renal, el embolismo por cristales de colesterol, entre otros, también causan que la presencia de los eosinófilos en la sangre aumente.

Enfermedades autoinmunes

Otra causa del aumento de este tipo de glóbulo blanco son las enfermedades autoinmunes como el lupus.

Cuando una persona se encuentra afrontando un problema de eosinofilia, por lo general presenta síntomas como fiebre, disminución del peso corporal, irritaciones en la piel, inflamación en los ganglios linfáticos y dolor en las zonas adyacentes a ellos. Todo esto está relacionado directamente con problemas con los linfocitos, y a su vez puede vincularse con otros problemas de salud.

Diagnóstico de la eosinofilia

No es posible evitar la eosinofilia, pues esta es un síntoma de otro problema de salud. Por lo que cuando un médico detecte esta clase de problemas, en vez de tratar la eosinofilia debe enfocarse en buscar cual es la afección que está causándola. Dependiendo del grado de la eosinofilia y los resultados de las demás pruebas de laboratorio se puede diagnosticar la enfermedad principal. Es muy importante que si alguien presenta elevación de los niveles de eosinófilos se realice una prueba de VIH.

Cómo reducir el nivel de eosinófilos

Para poder reducir los niveles de eosinófilos va a depender de cual sea el origen de la alteración, pese a esto, en muchos casos los especialistas recetan corticoesteriodes sin conocer con certeza cuál es la causa de la alteración.

Sin embargo, esto no siempre es confiable. Lo correcto es buscar la causa y tratarla, en caso de que sea por el consumo de algún medicamento, este se debe dejar de consumir.

En resumen

Se trata de un tipo de glóbulo blanco que cumple una labor muy importante en la defensa de nuestro organismo, y no solo eso, sino que también puede ayudar a la detección de algunas enfermedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: