Eosinófilo

Eosinófilos: Cuál es su función y cuáles son sus valores normales

Descritos por primera vez en el año 1879 por Paul Ehrlich, los eosinófilos son un tipo de glóbulo blanco o leucocito cuyo origen se encuentra en la médula ósea.

Su función principal es servir como apoyo al sistema inmunológico a la hora de hacerle frente a un virus, bacterias e incluso contra parásitos. Una vez se forman, pasan a la sangre donde circularán por un periodo de entre 9 y 12 días, posterior a eso, pasan a diferentes tejidos como los ganglios linfáticos, los intestinos o las vías respiratorias.

¿Cuál es su función en el organismo?

El propósito de los eosinófilos es trabajar en conjunto con el resto de los leucocitos al momento de enfrentarse a una infección de cualquier tipo. Cuando se detecta la presencia de algún virus, bacterias o parásitos en el organismo, los niveles de este tipo de glóbulos se aumentan para hacerle frente. 

Son un tipo de célula fagocitaria y muestran una gran atracción por los complejos de antígenos y anticuerpos. Esta es la razón por la que en la mayoría de los casos se ven fuertemente atraídas por la quimiotaxis. De igual forman se ha podido apreciar su atracción por sustancias relacionadas con la familia de los basófilos, como la histamina.

Eosinófilo visto con microscopio óptico

Son de los principales reguladores de las alergias por su habilidad para bloquear y neutralizar la histamina a través de la histaminasa. Pese a que son células fagocitarias, también pueden ayudar contra microorganismos no fagocitables, gracias a que pueden hacer uso de una función citotóxica. Otra de las funciones que ejercen en el cuerpo humano es la de combatir parásitos como la esquistosomiasis o la bilharziasis, estos linfocitos pueden adherirse a esta clase de parásitos y matar a sus larvas.

Desde el punto de vista de los médicos, son muy útiles para el diagnóstico de algunas enfermedades, esto se debe a que, mediante los síntomas y las variaciones de sus niveles en sangre, los especialistas pueden tener una idea de contra qué tipo de infección se enfrentan.

¿Cuáles son los valores normales de los eosinófilos?

Los valores normales de eosinófilos en sangre deben ser de 300 por cada microlitro de sangre en promedio, los niños tienen una concentración mayor, de 400 eosinófilos por cada micro litro, por su parte un hombre adulto debe tener aproximadamente 200 por cada litro.

Para realizar el recuento de este tipo de glóbulo blanco, lo primero que se debe hacer es tomar una muestra de sangre y realizar un análisis sanguíneo completo. Esta muestra se toma extrayendo la sangre del dorso de la mano o de la parte anterior del codo con una jeringa. Luego de esto se procede al análisis de la sangre donde podremos ver cuál es el valor de los eosinófilos, si los resultados nos indican valores muy elevados o muy bajos es posible que se requieran de exámenes adicionales como tomografías, análisis de heces o de orina, entre otros. 

  • Se considera que los eosinófilos están elevados cuando su valor sobrepasa los 400 o 450 por cada microlitro de sangre, a esto se le da el nombre de eosinofilia.
  • Se considera que los eosinófilos están bajos cuando su nivel se encuentra por debajo de 50, lo cual recibe el nombre de eosinopenia.

Los eosinófilos cumplen una labor fundamental en el sistema inmunológico, pueden ayudar a combatir toda clase de infecciones, además pueden servirnos para alertarnos de que algo no está andando bien en nuestro cuerpo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: