Alzheimer

Alzheimer: causas, síntomas, tratamiento y prevención

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa, descubierta en el año 1906 por el psiquiatra y neurólogo alemán Alois Alzheimer, del cual, recibe el nombre esta patología. Es un trastorno progresivo, en el cual las células del cerebro se degeneran y mueren. Se trata de la causa más común de demencia, una reducción constante de habilidades de pensamiento, comportamiento y aspectos sociales. Además, altera la capacidad de una persona para funcionar independientemente.

Este padecimiento no tiene un tratamiento que permita su curación. En las etapas avanzadas, existe una pérdida severa de la función cerebral. A continuación, en este artículo encontrarás información detallada sobre este tema que cada día afecta a miles de personas a nivel mundial.

¿Qué es el Alzheimer?

Por lo general, aparece a partir de los 65 años de edad. La persona que es diagnosticada con la enfermedad de Alzheimer, experimenta una serie de cambios microscópicos en el tejido de algunas partes de su cerebro. Asimismo, una disminución progresiva de una sustancia química vital para el funcionamiento cerebral, llamada acetilcolina.

Alzheimer
Imagen de Freepik

La función principal de esta sustancia, es la de permitir que las células nerviosas se comuniquen entre sí, además se encuentra relacionada con actividades mentales como el aprendizaje, la memoria y el pensamiento.

Tipos de Alzheimer

Existen tres tipos, se basa en la etapa en que se encuentra el paciente y son los siguientes:

Estado leve

En esta etapa el paciente olvida pequeñas cosas, como dónde ha dejado las llaves. El daño todavía es desapercibido. Todavía pueden trabajar y conducir, pero empiezan a experimentar falta de espontaneidad, de iniciativa y algunos rasgos depresivos.

Aparecen síntomas de apatía, aislamiento y cambios de humor.

Estado moderado

En esta etapa la enfermedad, ya no pasa desapercibida por familiares y allegados. Se presentan dificultades para realizar tareas rutinarias. Además, pérdida de la capacidad de razonamiento y comprensión. Muestran síntomas de apatía y depresión.

Estado grave

Durante esta etapa las áreas de función cognitiva se ven afectadas. Pérdida de la capacidad de hablar adecuadamente. No reconoce a familiares y amigos. De igual forma, existe una desorientación constante. Los pacientes con la enfermedad avanzada, se olvidan de andar y sentarse, además pierden el control sus funciones orgánicas. Pueden estar horas inmóviles sin actividad. No son independientes, necesitan quién les cuide y alimenten. Muchos pacientes pueden llegar a un estado vegetativo.

Aparte de la clasificación anterior, también existe otra que te permite determinar el estado de la enfermedad y es la siguiente:

Functional Assessment Staging Test (FAST)

Se divide en siete fases de acuerdo a las repercusiones funcionales.

Escala de Deterior Global (GDS)

También se divide en siete fases, pero basándose en los déficits cognitivos.

Clinical Dementia Rating

Se divide en cinco fases, que se basan en el estudio de seis variables: memoria, orientación, juicio, vida social. También, funcionamiento del hogar y autocuidado.

Causas del Alzheimer

Se trata de una enfermedad muy compleja, sus causas son desconocidas. Pero existen una serie de factores que aumentan la posibilidad de tener esta condición.

Los elementos que se deben considerar son los siguientes:

Edad

Afecta a personas entre 60 y 65 años de edad, aunque también han existido casos entre personas menores de 40 años. La edad promedio de diagnóstico se encuentra en los 80 años.

Sexo

Es frecuentemente diagnosticado en personas de sexo femenino.

Antecedentes familiares

Una gran parte de los pacientes presentan antecedentes familiares.

Factor genético

Esta enfermedad se asocia con mutaciones en el gen de la proteína precursora amiloidea (APP), las presenilinas 1 y 2, y también en el gen de la apolipoproteína E (APOE).

Factores medioambientales

Se ha demostrado que el tabaco y el consumo de grasas son un factor de riesgo de esta enfermedad.

Síntomas del Alzheimer

Esta enfermedad inicia con pérdidas de memoria insignificantes. Sin embargo, a medida que el tiempo avanza esta deficiencia se torna perceptible, debido a que el afectado será incapaz de realizar su rutina diaria y además el área intelectual se ve comprometida. La enfermedad afecta a la memoria. Entre los síntomas neurológicos que presenta un individuo diagnosticado con esta condición son:

  • La capacidad de razonamiento sufre una alteración.
  • Pérdida de memoria a corto plazo.
  • Pérdida de memoria a largo plazo.
  • Desorientación.
  • Pérdida del vocabulario.
  • Pierde el control de los propios músculos.
  • Cambios de carácter (apatía, irritabilidad, confusión, decaimiento).

Tratamiento del Alzheimer

La evolución de la enfermedad es lenta. Pueden pasar años, desde que inician los síntomas hasta que su etapa más grave. No existe un tratamiento que revierta el proceso de degeneración, pero sí se tienen a disposición medicamentos que retrasan el progreso de la enfermedad, en etapas específicas.

Los anticolinesterásicos o inhibidores de la acetilcolinesterasa, que son fármacos que se utilizan para aumentar los niveles de acetilcolina en el cerebro. En las primeras etapas de la enfermedad para el deterioro de la memoria y la atención,  se utilizan fármacos tales como tacrina, donepezilo, galantamina, memantina y rivastigmina.

En algunos pacientes estos medicamentos pueden ocasionar efectos secundarios como por ejemplo: náuseas, vómitos o diarrea. Este tratamiento es combinado con otro sintomático. De hecho, se suele indicar cuando el paciente presenta síntomas como la depresión, agitación. También, alteración del sueño, o complicaciones como estreñimiento, infecciones urinarias y úlceras.

Cuando la enfermedad está en la fase moderada, se indican fármacos neurolépticos para contrarrestar los síntomas psicóticos. Aunque, su uso debe ser solo en casos extremos debido a que suelen afectar algunos sistemas neuronales. Las personas que cuidan del paciente tienen un papel importante para que el tratamiento sea más eficaz. Algunas recomendaciones a tener en cuenta son:

  • Tratar al paciente de acuerdo a la edad que tenga.
  • Siempre mantener un tono positivo, no dar órdenes.
  • Explicar las cosas de manera clara y relajada para que el paciente comprenda lo que se le quiere decir.
  • Orientar al paciente hacia su propia independencia.

Prevención

Para prevenir la enfermedad de Alzheimer se recomienda mantener un estilo de vida saludable. Además, realizar ejercicios para fortalecer la memoria y la función intelectual.

Un control en los factores de riesgos modificables o tratables puede disminuir la probabilidad de padecer esta patología. Estos factores son los siguientes:

Nivel educacional

Ayuda al ejercicio continuo de la memoria y fortalece el cerebro.

Salud cardiovascular

Existen elementos de salud cardiovascular que pueden afectar el sistema cognitivo de un paciente. Ejemplos de ello, son la hipertensión arterial, tabaquismo, diabetes mellitus, obesidad, inactividad física.

Traumatismo craneoencefálico

Pérdida del conocimiento debido a un impacto.

Depresión

Puede ser un factor influyente en el desarrollo de esta patología o de una enfermedad vascular cerebral.

Prueba de los siete minutos

Existe una prueba de los siete minutos, que es utilizada para detección temprana de la enfermedad. Esta prueba está basada en áreas que normalmente son afectadas por la patología.

La prueba de los siete minutos se basa en lo siguiente:

Orientación

Identificar el día, mes y año en el que se encuentra.

Memoria

Identificar 16 figuras en cuatro láminas de imágenes diferentes. Se debe indicar el tipo de objeto o figura. Al final, se solicita que repita las 16 figuras y objetos identificados que pueda recordar.

Percepción visual

Se solicita el dibujo de un reloj con las manecillas marcando: las cuatro menos veinte.

Lenguaje

En esta parte de la prueba se evalúa la fluidez oral. Para ello, se debe nombrar todos los animales que pueda recordar en un minuto.

Actividades de refuerzo

Una recomendación final es la de realizar actividades que fortalezcan el área cognitiva tales como: hablar varios idiomas, tocar instrumentos musicales. De igual forma, leer, practicar juegos intelectuales como el ajedrez, entre otras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: