Vellosidades intestinales

Vellosidades intestinales: definición, estructura e importancia

¿Sabías que el intestino representa uno de los órganos con más recambio de células? En efecto, en tan solo cinco días su superficie interna puede renovarse. Además de ello, cuenta con las vellosidades intestinales, quienes contribuyen en la absorción de todos los nutrientes y los conduce al torrente sanguíneo.

De igual forma, representan un papel importante para las personas con enfermedades celíacas. En ese sentido, entender su funcionamiento resultará de gran utilidad para contribuir al bienestar del organismo.

¿Qué son las vellosidades intestinales?

Se trata de una superficie de filamentos que tienen forma de dedos. Los cuales, sobresalen por las paredes del intestino, específicamente del duodeno. El estado en que se encuentran las vellosidades intestinales se determinan por la escala de Marsh.

Vellosidades intestinales
Imagen de Pixabay

Asimismo, las lanosidades miden aproximadamente 0.5 y 1 mm, están complementadas con una gran cantidad de microvellosidades. Aun cuando su tamaño es diminuto cumplen con su función principal que es absorber los nutrientes y mejorar el proceso digestivo. Por esta razón, si hay problemas con su funcionamiento, pueden provocar consecuencias negativas para el organismo.

Estructura y forma

La forma de las vellosidades intestinales es similar a elementos diminutos que envuelven la mucosa del intestino. De hecho, se refiere a la zona más importante y determinante para el proceso digestivo. Aunque se trata de partículas demasiado pequeñas, son muy numerosas. Por ello, se encuentran repartidas por todo lo ancho y largo del órgano.

Los alimentos que consumes se movilizan por las contracciones rítmicas que ejercen las paredes musculares. Aun cuando estas suelen recibir enzimas, bilis y lluvia química de secreciones. ¿Por qué son importantes? Sin estas vellosidades los nutrientes no llegarían al hígado ni tampoco a otras partes del organismo.

En el inicio del intestino delgado su cantidad es mayor, pero disminuye a medida que se recorre el determinado trayecto. Por ello, en el área del intestino grueso se localiza un menor número de vellosidades. Al visualizarlas, los científicos determinaron que se asemejan a una capa de terciopelo.

Por otro lado, en el área superior de las vellosidades se encuentra una membrana, que contiene células de distintos tipos. Como resultado, la absorción de los nutrientes en esta parte suele dirigirse hasta el sistema linfático o la sangre.

¿Qué tan importantes son las vellosidades intestinales?

Las personas celíacas representan la población que más riesgo de atrofia tienen. Ya que cuando ingieren gluten, las vellosidades intestinales resultan afectadas. Como resultado, al consumir el gluten,  desarrollan reacciones inmunológicas en el organismo. Posteriormente, dicha proteína reacciona y pone en marcha mecanismos de defensa que terminan inflamando al intestino.

Por consiguiente, la Enfermedad de Crohn y la enfermedad celíaca son los padecimientos más recurrentes. Después de empezar con la afección, es necesario aplicar biopsias intestinales. Las cuales, determinarán si existen lesiones y qué tan graves son. Esto se comprueba por la escala de clasificación ingeniada por el patólogo británico Marsh.

La celiaquía es una enfermedad que cuenta con muchos estudios relacionados con las alteraciones a niveles intestinales. Dichos problemas se confirman por una elevación excesiva de linfocitos y con ello se determina qué tan serias son las lesiones. Además, también se estudian elementos importantes que forman parte de la estructura de las vellosidades intestinales.

Atrofia de las vellosidades intestinales

También se conoce como atrofia vellositaria, se trata de la pérdida o el aplanamiento de las vellosidades intestinales. La lesión de estos filamentos que están situados en las paredes intestinales se asocia con enfermedades celíacas. No obstante, no es exclusiva de esa enfermedad, también puede deberse a otros trastornos, como  el esprue tropical, una afección poco común y no genética. Se caracteriza por una atrofia anormal de las vellosidades y la inflamación del revestimiento del intestino delgado.

Tabla de clasificación de Marsh

Es importante mencionar que no existen grados que distingan la gravedad de la celiaquía. Lo que varía es la intensidad, es decir, el daño que han sufrido los órganos. Además del nivel de complicaciones graves que pueden ocurrir si se consume una mínima cantidad de gluten, sin importar que sea por consumo directo o mediante trazas de contaminación cruzada.

Basándose en eso, Michael Marsh clasificó los grados de lesión en tres grupos. Esta escala permite determinar el nivel o grado de lesión del intestino. De hecho, el nivel de gluten que pueden soportar los celiacos es extremadamente reducido.

Es por esto, que nunca se puede afirmar que un celiaco está mucho más grave que otro. Sobre todo, porque con una simple cantidad de gluten ingerida puede producir daños al intestino. A continuación se detalla cada uno:

Lesión o Grado 1

Cuando el número de linfocitos intraepiteliales es mayor al 25%, la estructura de las vellosidades no se encuentra alterada. Este grado es el más común en personas celíacas adultas. No obstante, no siempre se trata de una medida para ellos. Debido a que, también puede ser ocasionado por otros tipos de enfermedades.

Lesión o Grado 2

En este caso la estructura de las vellosidades aún está en los valores normales. Sin embargo, contienen criptas hiperplásicas que se sitúan justo en la base de los vellos intestinales. Como por ejemplo, en el caso de linfocitos intraepiteliales, en un número mucho mayor.

Lesión o Grado 3

Los pacientes que se ubican en este grado presentan atrofia de vellosidades, aumento en IELs e hiperplasia de las criptas. Para distinguir el grado de daños que pueden existir, se dividen en categorías como parcial, subtotal y total.

¿Qué son las biopsias intestinales?

Es la prueba más común para determinar que una persona es celíaca. Si tienes dudas de un primer diagnóstico, con la biopsia intestinal comprobarás si padeces o no de esta enfermedad. Aunque la celiaquía ya esté confirmada por algún experto en la materia, igual recomiendan la biopsia para determinar el grado de lesión padecido.

¿Cómo realizan el procedimiento? Se extrae una pequeña partícula del área superficial del intestino para analizar y detectar posibles alteraciones. Aunque se considera como la prueba más veraz, también existen otros estudios que confirman la celiaquía. La prueba es invasiva y no causa dolor, ya que el paciente está sedado en el proceso.

Generalmente, la recomendación es tomar tres muestras para la biopsia, y que estas sean de la segunda o tercera parte del duodeno. Específicamente, en el área del intestino delgado en donde se unen el yeyuno y el estómago. Este procedimiento, casi siempre suele durar entre los 30 minutos y una hora aproximadamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: