sabor metálico en la boca

¿Qué significa el sabor metálico en la boca?

En muchas ocasiones hemos notado alguna alteración en el sentido del gusto, es decir, podemos percibir algunos sabores sin que hayamos consumido algún alimento que lo produzca, y también es muy frecuente sentir sabor metálico en la boca, lo cual puede deberse a varias causas.

Si bien es cierto que en determinadas ocasiones el sabor metálico en la boca puede ser pasajero, podría ser motivo de preocupación, ya que su aparición puede estar asociada a la presencia de alguna enfermedad que puede ser grave. En todo caso, el sabor metálico en la boca será un síntoma y no una enfermedad.

La idea es que si tienes varios días sintiendo el sabor metálico en la boca, lo que a su vez altera el sabor de otros alimentos, lo mejor es que acudas al médico, este haga un chequeo completo de tu estado de salud, se realicen las pruebas clínicas apropiadas y prescriba tanto los medicamentos indicados como una serie de consejos que te servirán para superar este episodio.

Factores asociados a los cambios en el gusto

Antes de enumerar algunas de las causas relacionadas con el sabor metálico en la boca debemos considerar varios aspectos, como, por ejemplo, la relación que existe entre el gusto y el olfato, lo cual podría tener alguna implicación en la aparición de este sabor.

Otro aspecto importante son los efectos secundarios ocasionados por algunos medicamentos, y que suele afectar a algunas personas más que a otras.

Así mismo, los cambios hormonales que constantemente presenta la mujer en las diferentes etapas de su vida también podrían involucrar el sentido del gusto; especialmente las mujeres embarazadas, quienes sufren cambios considerables sobre todo en los primeros meses de gestación.

Igualmente, factores como la dieta alimenticia, el consumo de alcohol y tabaco, los hábitos de higiene bucal y las manía que tienen algunas personas como morder o masticar todo lo que caiga en sus manos, incluyendo piezas metálicas, papel, lápices de madera, lapiceros hechos de plástico con partes metálicas, comerse las uñas, etc., puede tener alguna implicación en el cambio de la percepción del sabor.

Algunas causas del sabor metálico en la boca

sabor metálico en la boca

Enfermedades bucales

Las patologías que se presentan en la boca pueden ocasionar sabor metálico en la boca y afectar el sentido del gusto, estas pueden ser:  

  • Caries
  • Placa dental
  • Abscesos
  • Periodontitis
  • Gingivitis

Si la causa es cualquiera de estas, el odontólogo será el especialista indicado para establecer el tratamiento adecuado.

También puede haber sangramientos bucales debido a un cepillado agresivo, lo cual produce ese sabor que proviene de la sangre.

Consumo de algunos medicamentos

Después de determinados días ingiriendo medicamentos aparecen efectos secundarios, los cuales, dependiendo de estos, pueden ocasionar el sabor metálico en la boca. Por ejemplo, los fármacos antihipertensivos, antidepresivos, antimicrobianos y antibióticos, especialmente los que contienen clorhexidina, pueden dar origen a la aparición de este sabor en la boca o de otros sabores desagradables.

Es posible que los prospectos de esos medicamentos adviertan sobre la aparición de este sabor como efecto secundario; la recomendación es leerlos y asegurarse de que pasará una vez cumplido el tratamiento, o, en caso de ser de por vida, consultar con el especialista para saber la forma de mitigarlo, si pasará después de determinado tiempo o se puede cambiar el medicamento.

Enfermedades sistémicas

Las enfermedades sistémicas son aquellas donde están comprometidos varios órganos del cuerpo, o, inclusive, todo el organismo, como la diabetes, el hipotiroidismo, síndrome metabólico, fibromialgia, artritis, ateroesclerosis, entre muchas otras.

La aparición del sabor metálico en la boca puede deberse al padecimiento de alguna de estas enfermedades, lo que puede significar un signo de alarma y de visita urgente al médico, si aún no te han hecho un diagnóstico.

El sabor metálico en la boca puede deberse también a algún padecimiento específico en el hígado, los riñones o el páncreas, por lo que se debe acudir al médico en caso de que el sabor se prolongue durante varios días.

Tratamientos contra el cáncer de cualquier tipo

Las quimioterapias y radioterapias también son tratamientos que pueden comprometer a otras partes del cuerpo, y suele ser el origen del sabor metálico en la boca, que algunos han descrito como hierro u óxido.

Exposición a ambientes comprometidos

Los ambientes de trabajo suelen ser causa de alteraciones tanto en el sentido del olfato como del gusto. Las personas que trabajan en empresas recolectoras de desechos sólidos suelen sufrir de anosmia o de hiposmia, que también pueden alterar el sentido del gusto, pues están expuestas a olores fuertes.

Así mismo, quienes trabajan en empresas donde se trabaje con metales pesados como mercurio, plomo, etc., suelen presentar alteraciones en el sentido del gusto y sentir el sabor a metal en la boca.

Falta de vitaminas

Un déficit de vitaminas B6 y B12 también puede ocasionar este sabor en la boca, pues esta insuficiencia suele ser responsable de la aparición de anemia por falta de hierro en la sangre.

Embarazo y trastornos hormonales

El embarazo es una etapa de muchos cambios para la mujer, debido a las alteraciones hormonales, pues algunas se multiplican, otras causan molestias e incomodan de tal manera que suelen requerir tratamiento.

Esos cambios hormonales también son responsables de la aparición del sabor a metal en la boca e incluso de agudizar el sentido del olfato, lo que hace que la embarazada rechace algunos olores porque los percibe fuertemente.

Comúnmente el sabor metálico en la boca suele aparecer durante los primeros meses del embarazo, y desaparecer después de superado el primer trimestre.

¿Qué hacer?

Lo primero es recordar que el sabor metálico en la boca no es de por sí una enfermedad, sino un síntoma de cualquier padecimiento, por lo que se recomienda acudir al médico en caso de que persista para identificar la causa y darle el tratamiento apropiado.

En caso de ubicar la causa en cualquiera de las razones señaladas, hablar con el especialista y hacer lo propio: cambio de tratamiento, mejoras del ambiente laboral, evitar olores fuertes, cumplir el tratamiento odontológico que se haya definido, tratar la deficiencia vitamínica, etc.

Si no puedes acudir al médico de manera inmediata, puedes tomar algunas medidas para disminuir este desagradable sabor, como, por ejemplo:

  • Cepillarte frecuentemente los  dientes
  • Usar enjuague bucal
  • Comer caramelos o chicles de yerbabuena o menta
  • Tomar zumos de limón o naranja
  • Tomar abundante agua fresca
  • Hacer gárgaras con una mezcla de agua, bicarbonato y limón dos veces al día

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: