Qué hacer si no puedo dormir

¿Qué hacer si no puedo dormir?

Todas las personas presentan problemas para conciliar el sueño en alguna ocasión, pero cuando esta situación se produce de forma constante, puede llegar a afectar de forma negativa su salud. Por ejemplo, el insomnio puede conducir a problemas de concentración, disminución del desempeño académico y diversos trastornos de salud mental como ansiedad y depresión.

Asuntos como el estrés, un ritmo de vida acelerado, sedentarismo y el resto de preocupaciones de la sociedad moderna suelen conducir a una dificultad real para dormir la cantidad de horas necesaria para que el cuerpo pueda repararse y restablecer su energía, llegando a convertirse en un círculo vicioso del cual es necesario salir antes de que la salud se vea afectada de manera definitiva.

Los problemas del sueño varían de una persona a otra. Hay quienes tienen dificultad para conciliar el sueño, otros que se despiertan constantemente durante la noche y quienes aún cuando duermen, tienen un sueño muy liviano por lo que reaccionan fácilmente a cualquier estímulo como pequeños ruidos, luz, vibraciones, etc.

En las siguientes líneas te contamos qué es el insomnio, las razones por las que se produce y de qué forma podemos actuar para descansar la cantidad de tiempo correcta al final del día.

¿Qué es el insomnio y por qué se produce?

El insomnio es un trastorno del sueño caracterizado por la dificultad para conciliar el sueño. También se puede manifestar como la imposibilidad de mantener el sueño por el tiempo necesario para proporcionar el descanso que el cuerpo necesita. Quienes lo padecen, sufren de una disminución de la energía que es capaz de afectar su salud y desempeño en la vida cotidiana.

El insomnio puede ser el problema principal o aparecer asociado a otras enfermedades. Por lo general, suele ser una consecuencia del estrés, hábitos que alteran la calidad del sueño y situaciones particulares que desencadenan la falta de sueño e, incluso, hacen que esta se prolongue durante meses e incluso años.

Las causas más comunes del insomnio son las siguientes:

  • Estrés
  • Viajes y horarios de trabajo cambiantes
  • Mal hábito a la hora de dormir
  • Alimentación abundante en horario nocturno
  • Sedentarismo

¿Qué podemos hacer cuando no logramos conciliar el sueño?

Una vez que conoces las potenciales causas de la falta de sueño, es importante realizar algunos cambios en nuestros hábitos. Los siguientes consejos pueden ayudarte a conciliar el sueño con mayor facilidad y disfrutar de un descanso prolongado.

  • Establece un horario para dormir. Acostarse y despertar a la misma hora todos los días permite que el cerebro se entrene a un ciclo de descanso, permitiendo que el mismo se relaje y prepare para el sueño. Si no puedes dormir, realiza actividades relajantes justo antes de la hora determinada para ir a la cama.
  • Haz de tu habitación un entorno cómodo. Consigue un colchón cómodo, controla la iluminación, el nivel de ruido y la temperatura, elementos con la capacidad de perturbar el sueño con mucha facilidad.
  • Música. Se ha comprobado por medio de estudios científicos que la música puede tener un efecto beneficioso en personas con problemas del sueño. Determinadas frecuencias pueden inducir a la relajación mientras que los ritmos musicales pueden anular los ruidos externos y crear un ambiente óptimo para el descanso nocturno.
  • Hacer ejercicio. La práctica diaria de alguna actividad física en intensidad moderada, al menos durante 30 minutos, favorece la relajación y, en consecuencia, puede ayudar a que al final del día podamos dormir mucho más rápido. Las personas sedentarias suelen estar bastante afectadas por este problema.

Si ya has probado todo lo anterior y sigues presentando dificultad para dormir, existen soluciones para ayudar con el insomnio como es el caso de los comprimidos de melatonina y otros suplementos naturales especializados en ayudar a las personas a conciliar un sueño placentero, sin efectos secundarios ni generar dependencia como suele ocurrir con otros compuestos.

¿Cuándo debemos consultar con un especialista?

Además de la lista anterior, existen muchos otros trucos caseros que podemos intentar para mejorar la calidad del descanso nocturno. Meditar, dejar de fumar, evitar el consumo excesivo de alcohol, limitar las salidas nocturnas y alimentarse mejor, con alimentos ricos en nutrientes y bajos en grasas saturadas.

En caso de que nada de lo anterior funcione o que la falta de sueño se convierta en crónica y termine afectando a tu calidad de vida, es imprescindible consultar con un especialista. Si el exceso de sueño a causa de la imposibilidad de descansar correctamente te genera algún problema en la vida diaria, es necesario acudir al médico de inmediato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: