Dolor de cervicales

¿Qué hacer para aliviar el dolor de cervicales?

Existen varias acciones que puedes adoptar para aliviar los dolores de cervicales, independientemente del origen o las causas que han llevado a que padezcas estas incomodidades; estas van desde ingerir analgésicos, hasta el cambio de postura en tu vida cotidiana.

Calmantes, masajes y terapias

  • Ingiere calmantes de venta libre como ibuprofeno, paracetamol, acetaminofén o  ácido acetilsalicílico, cuyas marcas comerciales están en todos los anaqueles de farmacias. Se trata de analgésicos que también son antiinflamatorios, y por lo tanto alivian la tensión producida por la inflamación y rigidez originadas por patologías como artritis, artrosis, lumbalgia, bursitis o tendinitis, entre otras, aunque estas no sean las causas de los dolores cervicales.
  • Aplica frío o calor en la zona donde sientas el dolor. Si la zona tiende a inflamarse, lo mejor es aplicar frío, bien sea hielo envuelto en un plástico y con una tela que evite maltratar la piel, o utilizando las compresas de gel frío en la zona dolorida.
  • En cuanto al calor, este también se puede aplicar usando las compresas de gel de calor; la ventaja del calor es que actúa en el sistema circulatorio como vasodilatador y crea una hipertermia o una temperatura más alta que la corporal que producirá la distensión de las fibras de los músculos, al tiempo que relaja los músculos que rodean las cervicales.
  • El calor también se puede usar en duchas calientes, con almohadillas térmicas o compresas.
  • Procura no quedarte dormido usando alguna de estas terapias, bien sea las compresas frías o calientes, pues podrías lastimarte la piel.
  • Masajea la zona dolorida: lo ideal sería que tuvieras a alguien que pudiera darte unos masajes suaves para aliviar los dolores cervicales. Si tienes algún gel, crema o aceite que facilite el masaje, mucho mejor, pues se estará facilitando la distensión de músculos de la zona dolorida.
  • Realiza movimientos suaves del cuello: Trata de relajarte, tomar respiraciones y girar la cabeza en forma de círculo, comenzando por el lado derecho y luego realizando los mismos movimientos con el lado contrario. Siempre de forma lenta y suave.
  • Si tiendes a marearte, entonces cierra los ojos y procura hacer los movimientos de forma más lenta.
  • Para dormir, hazlo en un colchón estable y firme, y usa una almohada que le dé estabilidad al cuello. Si acostumbras dormir boca arriba, procura que la almohada sea baja; si duermes de lado, entonces tu almohada debe ser un poco más alta de manera de mantener el cuello a nivel del cuerpo.
  • En el mercado existen almohadas especiales para los dolores cervicales, hazte de una para aliviar los dolores y tener un mejor descanso.
  • Es posible que usando un collarín también mejores la postura del cuello y con esto alivies los dolores cervicales; pregunta a tu médico o al farmaceuta para saber durante cuánto tiempo puedes usarlo; por lo general, el uso de este soporte es recomendable por un par de días y no más de cinco días continuos.
Causas de los dolores cervicales

Algunas causas de los dolores cervicales

  • Usar el teléfono soportándolo entre el hombro y la cabeza: Esta postura suele hacerse casi de forma inconsciente y durante largos períodos, lo cual produce la rigidez de los músculos que rodean la cerviz y sus siete vértebras.
  • Lo recomendable es sujetar el teléfono con la mano, mantener una postura erguida y evitar inclinar la cabeza.
  • Usar el ordenador por debajo o por encima de los ojos: Esto incomoda y hace que se produzca tensión en la cerviz. Lo recomendable es que la pantalla esté ubicada a la altura de los ojos, de manera que no haya tensión en los músculos.
  • Exceso de peso sobre los hombros: Esto es muy común en las mujeres que suelen usar carteras de gran tamaño (shopping bag) y, en consecuencia sobrecargar los hombros. Lo ideal es que el peso de la cartera no supere el 15% del peso corporal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: