creatinina

¿Qué significa la creatinina baja en sangre?

La creatinina es un producto de desecho del metabolismo catabólico de los músculos para producir energía, es decir, un subproducto de la actividad motora que ellos desarrollan. Este metabolito puede ser detectado en pruebas de laboratorio en sangre y orina. En menor medida, su presencia en sangre también se debe al consumo de proteína animal, sobre todo, de carnes rojas.

Por ser un subproducto de la actividad metabólica, la creatinina es filtrada por los riñones para ser excretada por la orina, siendo trasladada desde los músculos al riñón suspendida en el suero sanguíneo. Si se produce un malfuncionamiento renal, en la tasa de filtración glomerular, la creatinina eleva o reduce sus valores en sangre; pero, si se trata en cambio de algún problema metabólico, o de otra índole, ocurre generalmente lo contrario, es decir, los valores séricos de creatinina bajan a niveles inferiores a los estándares considerados normales, lo cual indica la posible presencia de algunas otras condiciones que alteran la salud, pudiendo ser distintas a una disfunción de tipo renal.

Revisemos en primer lugar qué se considera como una condición normal en los valores de creatinina en la sangre, para luego pasar a las consideraciones sobre las causas y consecuencias de los valores bajos de este metabolito en sangre.

Valores estándares de creatinina en el suero sanguíneo

Pruebas de cuantificación de creatinina sérica y en orina

  • Como parte de las pruebas rutinarias en un examen de laboratorio, suelen estar incluidas las determinaciones directas de los niveles de la creatinina, tanto en orina como en sangre. 
  • La cantidad total de creatinina en sangre depende en general de la cantidad de tejido muscular que el individuo posea; por ello, varía entre hombres y mujeres, también varía con la edad, y es mayor en personas que realizan actividades físicas intensas.
  • La prueba mas común suele ser la creatinina en orina, pues su reducción es sospecha directa de un problema de funcionamiento renal, mientras esta se acumula proporcionalmente en la sangre, por lo que muchas veces los médicos solicitan complementar la prueba con la creatinina sérica, para de este modo completar lo que se conoce como la prueba de depuración de creatinina, por comparación proporcional de los valores de este metabolito en sangre versus orina en un periodo de 24 horas.
  • Otra prueba complementaria que implica a los valores de creatinina es posible; la conocida como BUN:creatinina, que se trata de la relación de proporción en sangre entre la cantidad de nitrógeno ureico (procedente de la degradación de las proteínas en el hígado) y la creatinina.
creatinina

Valores normales de creatinina sérica

  • Los valores que se consideran “normales” para la creatinina sérica pueden variar ligeramente de laboratorio en laboratorio, a pesar de seguir estándares internacionales de forma general. El valor absoluto de concentración de creatinina sérica obtenido en la prueba de sangre debe ser evaluado por el médico en el entorno de los valores de algunos otros indicadores sanguíneos.
  • En general, los valores normales de creatinina en sangre oscilan en los hombres adultos de 0,6 a 1,4 mg/dL (53-107 µm/L).
  • En las mujeres adultas es algo menor, y van entre 0,5 y 1,1 mg/dL (44-97 µm/L).
  • Los niños desde los tres años y  los adolescentes de 18 presentan valores normales similares a los de las mujeres, entre 0,5 y 1,0 mg/dL.
  • En niños menores de tres años, los valores normales pueden oscilar entre 0,2 y 0,7 mg/dL.

Factores que afectan los valores de la prueba de creatinina sérica

  • Haber realizado actividad física intensa hasta dos días antes de realizarse la prueba sanguínea.
  • Haber comido mas de 8 onzas (230 gr) de carne (especialmente carnes rojas) durante las 24 horas previas a una determinación de creatinina y/o a una prueba de depuración de creatinina.
  • Estar bajo tratamiento médico de consumo de algunos antibióticos, como la cefalosporina conocida como cefoxitina y la tetraciclina.
  • Estar bajo tratamiento de diuréticos.
  • Consumir altas dosis de vitamina C.
  • Estar en tratamiento con los antimicóticos anfotericina B, fenotoína o cimetidina.
  • Estar bajo tratamiento con quinina, quinidina, procainamida, trimetoprim o metildopamina.
  • El embarazo.

Significado de los valores bajos de creatinina en sangre

Los resultados por debajo de los valores estándar en la creatinina sérica pueden estar indicando:

  • Embarazo. Las mujeres durante su periodo de embarazo suelen presentar una reducción transitoria de los niveles de creatinina sanguíneos.
  • Edad avanzada con pobre desarrollo muscular; sobre todo en las mujeres se va produciendo progresivamente a partir del momento en que inicia la menopausia.
  • Reducción de la masa muscular.
  • Déficit de proteínas en la dieta.
  • Desnutrición.
  • Distrofia muscular.
  • Enfermedad hepática grave.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Miotonía congénita, que es una condición generalizada de falta de todo muscular con la que se nace.
  • Miastenia gravis, que es una enfermedad donde hay déficit de envío de impulsos nerviosos hacia los músculos y por lo tanto estos suelen perder tono muscular.
  • Rabdomiólisis, que es una enfermedad en la que las fibras nerviosas son degradadas a causa de una condición autoinmune.
  • Cirrosis hepática.
  • Síndrome de secreción inapropiada de hormona antidiurética (SIADH), que está asociado algunas veces con algunos tipos de cáncer y de deficiencias renales y hepáticas.
  • Trastornos secundarios derivados del uso de algunos medicamentos.

¿Cómo ayudar al cuerpo a subir los niveles de creatinina sérica?

La dieta puede contribuir a la nivelación de la creatinina hasta valores mínimos del rango normal, cuando la concentración en el suero sanguíneo de la creatinina es mantenidamente baja.

Entre los alimentos que se requiere incorporar o incrementar en la dieta, tenemos:

  • Carnes rojas y blancas.
  • Pescados, sobre todo el pescado azul.
  • Proteínas vegetales de alto valor, como las de los garbanzos, la soya y la moringa.
  • Vegetales ricos en potasio y magnesio, como los plátanos, la papa, las espinacas, los brócolis.
  • Lácteos como yogurt, labne, kéfir (de leche), quesos curados y frescos, leche fresca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: