¿Cómo evitar el dolor de estómago?

¿Cómo evitar el dolor de estómago?

Los dolores de estómago o dolores abdominales son molestias que surgen como un síntoma ante cualquier dolencia, patología o como respuesta del organismo a malos hábitos alimenticios.

Un dolor de estómago puede estar asociado a varios factores, especialmente los que intervienen directamente a la hora de comer, como velocidad a la que comemos, la cantidad de comida que ingiramos, la calidad y combinación de los alimentos, la frescura de las preparaciones, los horarios y la frecuencia con la que vayamos a la mesa, las condiciones en las que comemos, entre otros.

¿Qué produce dolor de estómago?

Además de los factores que reseñamos, siempre es recomendable observar qué estamos haciendo, cuál es la rutina y cuáles elementos están asociados con el dolor de estómago que presentemos. Si al terminar de comer un alimento determinado tenemos alguna reacción estomacal desagradable o incómoda, se debe evitar ingerir ese alimento y explorar las razones por las cuales no lo toleramos.

Existen varios ejemplos relacionados con estos malestares, como la celiaquía, la intolerancia a la lactosa, la sensación de llenura, las alergias a los cítricos, pescados, mariscos y otros tantos alimentos que nos producen estas y otras molestias como gases, dolor de estómago, acidez estomacal, dolor de cabeza, náuseas, etc.

Las razones por las cuales se puede desatar un dolor de estómago pueden ser simples o complejas.

Entre las causas simples están:

  • Infección en el estómago, debido a algún alimento mal lavado, comida en mal estado, etc., lo cual produce retortijones y la consecuente diarrea.
  • Estreñimiento, ocasionado por una dieta baja en fibras, poco consumo de agua y al consumo de alimentos procesados y azúcares.
  • Alergias.
  • Síndrome del intestino irritable.
  • Cólicos menstruales
  • Gastroenteritis vírica, ocasionada por ingerir agua contaminada o alimentos mal lavados o por contacto con alguien infectado.

Entre las causas más complejas del dolor de estómago están:

  • Apendicitis, infección dolorosa del apéndice y cuya solución es la extirpación de esta.
  • Bloqueo intestinal, que impide el paso de alimentos sólidos o líquidos por los intestinos (delgado o grueso), causado por la presencia de adhesiones en el abdomen (franjas fibrosas de tejido) formadas posterior a una operación quirúrgica, o por inflamación del intestino, hernias, diverticulitis, entre otros.
  • Aneurisma aórtico abdominal, una prominencia de la principal arteria del cuerpo y que puede romperse en cualquier momento, especialmente si ocurre una subida súbita de la presión arterial.
  • Colecistitis, inflamación de la vesícula.
  • Cáncer de estómago o de colon.
  • Isquemia intestinal o reducción de flujo riego sanguíneo hacia los intestinos.
  • Acidez, reflujo gastroesofágico o indigestión.
  • Cálculos renales.
  • Gastritis, inflamación de la mucosa grástrica.
  • Úlceras.
  • Pancreatitis o inflamación por infección del páncreas
  • Embarazo ectópico, cuando el embarazo se forma fuera del útero.
  • Endometriosis o engrosamiento del endometrio
  • Infecciones urinarias.

Tanto para las razones más simples, como para las más complicadas, se pueden usar remedios que sirven como paliativos, sin embargo, es necesario acudir al especialista, quien determinará las causas del dolor de estómago, y, por lo tanto indicará el tratamiento adecuado.

Si se trata de una indigestión o una causa pasajera como dolor menstrual, el consumo de tés, infusiones y remedios caseros pueden ser efectivos; mientras que si se trata de un dolor de estómago asociado con otros factores, que también pueden incluir el estrés, existen otras recomendaciones.

¿Cómo evitar el dolor de estómago?

Cómo superar y evitar el dolor de estómago

Estas son algunas de las acciones que nos ayudan a evitar estos molestos dolores:

  • Seguir una dieta baja en grasas.
  • Aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra, como los vegetales (crudos y cocidos) y frutas, tanto enteras como en licuados.
  • Disminuir la ingesta de azúcar y de alimentos procesados.
  • Eliminar el consumo de refrescos y bebidas carbonatadas.
  • Consumir cereales y otros alimentos integrales.
  • Incluir más pescados y otras carnes blancas.
  • Disminuir el consumo de granos o leguminosas.
  • No comer cantidades abundantes.
  • No comer a deshoras.
  • Evitar comer antes de ir a la cama.
  • Tomar abundante agua durante todo el día.
  • Evitar las comidas callejeras de las que se desconozcan la higiene, la manipulación y la conservación de los alimentos.
  • Comer a una velocidad moderada.
  • Evitar las bebidas frías en las comidas, especialmente cuando se consuman sopas, caldos y otras preparaciones líquidas.
  • Evitar la práctica de ejercicios físicos antes e inmediatamente después de las comidas.
  • Hablar menos mientras se come, también previene el dolor de estómago.
  • Limitar el consumo de alimentos y bebidas que producen gases, como alubias, lentejas, guisantes, garbanzos, así como coliflor, col, coles de Bruselas, alcachofas, repollo, espinacas, nabos, lechuga, acelgas, pimientos, espárragos, cebolla cruda y pepino.
  • Disminuir el consumo de refrescos de cola.
  • Bajar las dosis de café por día.
  • Disminuir la ingesta de quesos madurados y grasos, así como de yogur con frutas, con frutos secos o cereales.
  • Consumir más alimentos lácteos descremados o deslactosados.
  • Evitar la comida recalentada.
  • Consumir platos y alimentos del día. No consumir alimentos que tengan mucho tiempo guardados en la nevera.
  • Disminuir el consumo de vísceras, productos de charcutería y fiambres.
  • No consumir más de una vez a la semana carnes ahumadas.
  • Disminuir el consumo de chucherías, saladas y dulces. Disminuir la ingesta de chocolate, dulces, tortas y helados.
  • Consumir más alimentos cocidos en agua, en horno o en parrilla, y menos frituras.
  • Evitar la bollería, pastelería y alimentos industrializados.
  • No sentarse a comer en el momento en que se tenga alguna dificultad o se esté atravesando por un momento incómodo, pues ese estado de ánimo tendrá incidencia en la forma en que los alimentos ingresan en el estómago.
  • Evitar el consumo de cigarrillos, alcohol y otras sustancias nocivas para el organismo.
  • Buscar ayuda profesional ante eventos que afecten emocionalmente o generen estrés, pues están directamente relacionados con el malestar estomacal que podamos sentir.
  • Mantener un peso saludable también ayuda a evitar el dolor de estómago, lo cual requiere, además de tener una dieta equilibrada y satisfactoria según nuestro estilo de vida, la práctica de ejercicios diarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: