Trastornos de ansiedad

Trastornos de ansiedad: síntomas y causas

Los trastornos de ansiedad son muy frecuentes hoy en día. Sobre todo, por los escenarios a los que nos exponemos constantemente. Estos sentimientos, en ocasiones son parte normal de la vida. Las personas con este tipo de problemas, con frecuencia están llenos de miedos, inseguridades y preocupaciones. Estos procesos generan episodios constantes de terror o nervios, que al elevarse demasiado pueden ocasionar ataques de pánico.

Este tipo de trastornos suelen interferir en las actividades diarias de las personas que lo padecen. Asimismo, son difíciles de controlar y su duración suelen ser por un largo periodo de tiempo.

En qué consisten los trastornos de ansiedad

Los trastornos de ansiedad son reacciones humanas naturales, las cuales, suelen afectar el cuerpo y la mente de las personas. Alejarse de estos sentimientos es de suma importancia para ejercer funciones básicas, relacionadas con el desarrollo de la vida diaria. Por lo tanto, se trata de una alarma que es activada cuando los individuos perciben la presencia de amenazas o peligros.

Trastornos de ansiedad
Imagen de Freepik

Cuando las personas se enfrentan a este tipo de ansiedades experimentan sensaciones físicas diferentes. En este sentido, comienzan a sentir aceleración de la presión respiratoria y cardíaca, tensiones musculares, sudor excesivo, malestar estomacal, entre otros. Dichos sentimientos forman parte de las respuestas que envía el cuerpo, al tratar de luchar o huir de los episodios nerviosos.

Sintomatología de los trastornos de ansiedad

Entre los síntomas y los signos asociados a los trastornos de ansiedad, se mencionan los siguientes:

  • Tensión, agitación y nerviosismo.
  • Sentir que están ante un peligro eminente por alguna catástrofe o pánico.
  • Elevación constante del ritmo cardíaco.
  • Respiración acelerada, producto de la hiperventilación.
  • Temblores y sudoración excesiva.
  • Debilidad o cansancio constante.
  • Problemas de concentración, ya que no se piensa en otra cosa que no sea el problema existente.
  • Dificultad para lograr conciliar el sueño.
  • Padecimientos gastrointestinales.

Tipos de trastornos

No todos los trastornos de ansiedad de este tipo son parecidos. Por lo tanto, seguidamente detallamos los más comunes:

TAG o Trastorno de ansiedad generalizada

Se trata de una afección de larga duración. Una particularidad de este trastorno es que no se enfoca en una situación en particular, como es el caso de las fobias. Los principales síntomas del TAG son preocupaciones y miedos que persisten, pero no son específicos y se basan en asuntos cotidianos.

Trastorno de pánico

La persona con este trastorno sufre de un miedo intenso y terror, los ataques son breves y vienen acompañados de temblores, mareos. Además, es probable que se presente confusión, vómitos y dificultad para respirar.

Trastorno de pánico con agorafobia

Se refiere a los ataques que son presenciados de manera inesperada. El individuo presenta una sensación de pánico, que se intensifica por el temor a tener otro ataque. Una característica de este trastorno es que la persona evita salir de su zona de confort para evitar un ataque ineludible.

Trastorno fóbico

Es uno de los más comunes. De hecho entre un 5 y 12% de la población podría experimentar trastornos de este tipo. Se caracteriza por el temor excesivo hacia un objeto, animal, persona o situación en específico.

Trastorno de ansiedad social o TAS

Se conoce también como fobia social. Su principal característica es el miedo crónico e intenso, que se presencia en conductas de evasión, para evitar interacción social. El temor más común es ser avergonzado, humillado, juzgado frente a un grupo de personas. Esto ocasiona que el individuo evite relacionarse y hablar en público. La persona con este padecimiento manifestará sudoración, taquicardias, temblor y tartamudeo.

TOC o Trastorno obsesivo compulsivo

Este tipo de trastorno se relaciona con la obsesión persistente de imágenes o actos que corresponden a rituales. De hecho un 3% de la población está en riesgo de sufrir de este síndrome. Los procesos que experimentan suelen ser irracionales, por querer completar una rutina para terminar con la ansiedad.

TEPT o Trastorno de estrés post-traumático

Se origina por una experiencia que ha marcado al individuo de manera transcendental, es decir, mediante un trauma. Es característico de situaciones extremas, como desastres naturales, violaciones, guerra, abuso infantil o accidentes de gran magnitud. El individuo con este padecimiento se encuentra siempre en vigilancia, recordando las escenas devastadoras.

Trastorno de ansiedad por separación

Suele suceder en las personas que no aceptan los cambios, ya sea de pareja, lugar o situación. Generalmente, se asocia con los niños, ya que se les dificulta renunciar al apego. Para que pueda diagnosticarse como tal, debe ser excesivo o inapropiado.

Trastornos de ansiedad en la etapa infantil

Ocurre cuando los niños experimentan sensaciones prolongadas de ansiedad, miedo y preocupaciones. Los pequeños que se encuentran con este trastorno podrían verse seriamente afectados con su aprendizaje, interacción, concentración y atención. Se caracterizan por el miedo, timidez y nerviosismo. Esto ocasionaría que prefieran evitar las situaciones que le causan temor.

¿Cuándo son graves los trastornos de ansiedad?

Es probable que las preocupaciones no se vayan por si solas. Además, que con el paso de los días empeoren más. En este sentido, es importante determinar qué tan grave es la situación y, si es necesario, buscar ayuda profesional. Visitar a un médico, dedicado a la salud mental. Se trata de una decisión complicada, pero debes hacerlo antes de que sea más difícil de controlar. Por consiguiente, presentamos unos escenarios que te harán tomar la determinación inmediatamente.

  • Cuando existe el sentimiento de que las preocupaciones son tan graves que interfieren en el desenvolvimiento de las relaciones. También, en el trabajo y otros aspectos de la vida.
  • Presencia de temor constante excesivo y nervios que generan malestar.
  • Depresión que conlleva al consumo de sustancias nocivas, generando otros problemas de salud mental.
  • Sensación de ansiedad que se encuentra vinculada a problemas físicos, relacionados con la salud.
  • Presencia de conductas suicidas o malos pensamientos, en este caso, el tratamiento debe iniciar de inmediato.

Causas

Existen ciertos factores que son los que conducen a incrementar los riesgos al padecer estos trastornos de ansiedad. 

Traumas

Se generan por alguna situación de impacto y no se han podido superar. Como por ejemplo, cuando son niños y son maltratados o torturados por algún adulto de la familia. Así como cuando ya son mayores y se enfrentan a eventos que les producen temor, generando ataques involuntarios de ansiedad.

Frustración

Las personas que tienen alguna enfermedad o algún ser querido la tiene, son propensos a hundirse en una depresión. Esto debido a que se experimenta una sensación de frustración, donde se preocupa por los tratamientos y el futuro de la situación.

Estrés

La acumulación de estrés, por muy pequeña que sea la situación, también produce ansiedad. Además, puede suscitarse por muerte de alguien cercano, estrés laboral o preocupaciones financieras.

Cambios de personalidad

Los individuos que padecen de cambios de personalidad también son propensos a padecer de estos problemas. Así como también, es común encontrar pacientes que sufren de ansiedad producto de depresiones o trastornos mentales. 

Factores genéticos

Si ya existe en la familia un antecedente de ansiedad, es probable que sea repetitivo, ya que es hereditario. 

Adicción

Cuando existe una adicción y se produce la abstención al consumo de sustancias psicotrópicas, se produce un detonante inmediato de ataques depresivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: