Trastorno obsesivo compulsivo

Trastorno obsesivo compulsivo (TOC): síntomas, diagnóstico y tratamiento

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) tiene una secuencia de pensamientos y miedos ilógicos (obsesiones) que hacen que la persona reacciones con comportamientos repetitivos (compulsiones). Este tipo de comportamiento obstaculiza el normal desenvolvimiento en las actividades diarias y causan mucha inquietud. 

El TOC se concentra en temas específicos, por ejemplo, el miedo a contaminarse con gérmenes. Para calmar este temor a contaminarse, puede que una persona se lave las manos compulsivamente hasta que sienta dolor. En este artículo, puede encontrar información valiosa relacionada con este tema. Pero antes, se debe conocer qué es este trastorno y qué tipos de TOC pueden presentarse en una persona.

¿Qué es el trastorno obsesivo compulsivo (TOC)?

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) anteriormente era conocido como una enfermedad psiquiátrica. Sin embargo, en la actualidad es considerado como un problema común que afecta a una gran parte de la población.

Trastorno obsesivo compulsivo
Imagen de Freepik

Se encuentra dentro del grupo de los trastornos de ansiedad y posee las siguientes características:

Obsesiones

Son ideas, pensamientos, imágenes o impulsos repetidos y constantes.

Compulsiones

Son conductas frecuentes que se realizan siguiendo unas reglas específicas de un estereotipo.

Tipos de TOC

Entre los tipos de trastorno obsesivo compulsivo TOC se pueden detallar los siguientes ocho tipos:

Limpiadores y lavadores

Se da en personas que se obsesionan con la contaminación por medio de objetos y/o situaciones específicas.

Verificadores

Son los que revisan de forma excesiva con la finalidad de evitar que ocurra un evento determinado.

Repetidores

Son personas que persisten en la realización de una acción repetitiva.

Ordenadores

Son los individuos que requieren que las cosas que les rodean tengan un orden rígido y determinado.

Acumuladores

Son aquellos que coleccionan objetos sin importancia, de los que después no pueden desprenderse.

Ritualizadores mentales

Son las personas que tienen la costumbre requerir pensamientos o imágenes repetidas con la finalidad de compensar su ansiedad.

Atormentados y obsesivos puros

Son individuos que poseen pensamientos negativos frecuentes, que suelen ser incontrolados.

Sexuales

Estas personas suelen tener frecuentemente pensamientos sexuales. Entre los cuales se encuentra el miedo excesivo de ser homosexual.

Síntomas del trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

Una persona con trastorno obsesivo compulsivo, puede presentar solo síntomas de obsesión o solo síntomas de compulsión.

Síntomas de obsesión

La mayoría de las veces, las obsesiones que se presentan son: temor a la contaminación o suciedad, necesidad de que las cosas tengan un orden específico. Además, pensamientos negativos y violentos. Entre los síntomas de obsesión más frecuentes tenemos:

  • Miedo a contaminarse por tocar objetos que otros han tocado.
  • Dudas sobre si se le colocó llave a la puerta o si se apagó una estufa.
  • Estrés ocurrido porque los objetos están ordenados de una forma específica.
  • Inquietud por imágenes sexuales que se repiten en la mente.

Síntomas de compulsión

Por lo general, las compulsiones que se presentan son: orden, verificación, rutinas estrictas, lavado y limpieza.

Los síntomas de compulsión suelen ser:

  • Repetir en voz baja una oración, palabra o frase.
  • Lavarse las manos hasta que la piel queda irritada.
  • Contar siguiendo un patrón.
  • Ordenas objetos de manera que se encuentren orientados hacia el mismo lado.

Causas del trastorno obsesivo compulsivo

No se conoce a plenitud la causa del trastorno obsesivo compulsivo, pero existen una serie de teorías que acreditan su causa a lo siguiente:

  • Puede deberse a los cambios químicos naturales del cuerpo.
  • Se presume que puede poseer un componente genético.
  • Factores del entorno.

Factores de riesgo del TOC

Los factores de riesgo que pueden desencadenar el trastorno obsesivo compulsivo son:

  • Antecedentes familiares.
  • Haber experimentado situaciones estresantes o traumáticas.
  • Relación con otros trastornos de salud mental tales como el trastorno de ansiedad. También, depresión, abuso de sustancias, entre otros.

Diagnóstico del trastorno obsesivo compulsivo

Por lo general, los pasos que utilizan los especialistas para diagnosticar el TOC son los siguientes:

Examen físico

Se realiza con la finalidad de descartar otros problemas de salud que podrían ser el origen de los síntomas.

Pruebas de laboratorio

Las más solicitadas por los especialistas para diagnosticar el TOC son el hemograma completo. De igual forma, el control de la función tiroidea y detección de uso de alcohol y drogas.

Evaluación psicológica

Es un análisis que el especialista realiza de tus pensamientos, sentimientos, síntomas y conducta.

Criterios de diagnóstico

Se suele aplicar los criterios establecidos en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5). Publicado por la American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría).

Tratamiento a seguir

El tratamiento a seguir es la psicoterapia y los medicamentos. De hecho, si se combinan ambos, el tratamiento suele ser más efectivo.

Psicoterapia

Se realiza la exposición progresiva a los objetos temidos o a las obsesiones. Se trata de un tipo de terapia cognitivo conductual (TCC) usada para tratar el TOC. Otra técnica es la exposición con prevención de la respuesta (EPR), que involucra mucho esfuerzo y práctica por parte del paciente y cuya finalidad es la de aprender a controlar las obsesiones y compulsiones para tener una mejor calidad de vida.

Medicamentos

Por lo general, para tratar el TOC el especialista prescribe antidepresivos. Entre los medicamentos que se encuentran certificados se pueden mencionar los siguientes:

  • Sertralina (Zolof), indicado en adultos y niños mayores de 6 años.
  • Fluoxetina (Prozac), indicado en adultos y niños mayores de 7 años.
  • Paroxetina (Paxil, Pexeva), usado únicamente en adultos.
  • Clomipramina (Anafranil), indicado para adultos y niños mayores de 10 años.
  • Fluvoxamina, utilizado en adultos y niños mayores de 8 años.

Recomendaciones para tratar el trastorno obsesivo compulsivo

Para finalizar, te daremos algunas recomendaciones que se requiere considerar, junto con el especialista al momento de aceptar un tratamiento para el TOC.

  • La finalidad de elegir un medicamento para tratar este trastorno, es controlar los síntomas con la menor dosis posible. Por lo que es posible, que el especialista indique más de un medicamento para obtener un mejor resultado. Asimismo, se puede observar la mejoría al cabo de algunas semanas o meses.
  • Los psicofármacos tienen efectos secundarios. Por lo tanto, debes consultar con el médico sobre ellos, para poder tener conocimiento si alguno llegara a presentarse.
  • Todos los antidepresivos tienen una advertencia en un recuadro negro. Sin embargo, en algunos casos, se pueden presentar pensamientos o comportamientos suicidas durante las primeras semanas de iniciar el tratamiento o cuando la dosis es cambiada. 
  • Al consultar con el especialista, se debe especificar si se ha tomado algún otro medicamento, bien sea indicado o de venta libre. Sobre todo, porque algunos antidepresivos pueden provocar una reacción al ser combinados con medicamentos específicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: