Tipos de hipoacusia

¿Qué tipos de hipoacusia existen?

La hipoacusia ocurre cuando existe alguna alteración en el funcionamiento del nervio auditivo o el oído interno, ocasionando cierto nivel de pérdida auditiva. Respecto a las causas, estas pueden ser variadas, desde infecciones en el canal auditivo, envejecimiento, obstrucción del canal auditivo por objetos extraños, traumatismo, ruido excesivo y algunos tipos de medicamentos. Respecto a los tipos de hipoacusia, estos dependen directamente del nivel de pérdida auditiva y la parte del oído que se encuentre afectada en la persona.

Para tratar este padecimiento, la solución habitual es el uso de audífonos o prótesis auditivas especializadas, según el tipo de hipoacusia manifestada por el paciente.

¿Cuáles son los tipos de hipoacusia que existen y su tratamiento?

Según la localización de la lesión sobre el sistema auditivo, es posible reconocer diversos tipos de hipoacusia en diferentes grados:

Hipoacusia conductiva

La hipoacusia conductiva ocurre como consecuencia de un problema mecánico en el oído externo o el oído medio. Los huesos minúsculos encargados de la conducción del sonido no funcionan de manera adecuada, por lo que el tímpano no vibra como respuesta al sonido, por lo que las ondas sonoras no alcanzan a traspasar del oído externo al oído medio.

Entre las causas capaces de ocasionar este tipo de hipoacusia se encuentran infecciones del oído medio, presencia de tumores benignos, traumatismos, malformaciones congénitas del oído medio y oído externo, crecimiento anómalo del hueso o acumulación de líquido. Algunas de estas causas pueden ser responsables de pérdida de audición temporal y permanente en otros casos.

Como tratamiento, se recomiendan prótesis auditivas que amplifiquen la señal acústica y ayuden a superar el bloqueo. En casos moderados y avanzados, sería ideal un implante de conducción ósea.

Hipoacusia neurosensorial

La hipoacusia neurosensorial ocurre como consecuencia del daño sobre el oído medio, el nervio del oído al cerebro y el cerebro. Esta pérdida de audición no posee rehabilitación posible, así que resulta permanente. Debido a sus causas habituales, es un tipo de enfermedad auditiva frecuente en pacientes activos laboralmente y expuestos a ambientes ruidosos.

Las causas de hipoacusia neurosensorial incluyen problemas en la cóclea y/o sobre el nervio auditivo, encargado de convertir el sonido en información eléctrica que pueda ser traducida por el cerebro. Exposición crónica a ruidos fuertes, meningitis, síndrome de Meniere, tumor en el nervio auditivo y traumatismos son causas comunes de este tipo de hipoacusia.

La solución de este problema varía en función de la severidad de la enfermedad. Las prótesis auditivas, los implantes cocleares y los implantes de conducción ósea son lo recomendado.

Hipoacusia mixta

La hipoacusia mixta es una combinación de los tipos anteriores, implicando daño tanto en el oído externo como en el medio e interno.

Defectos de nacimiento, enfermedades, infecciones crónicas, lesiones cerebrales, tumores, factores genéticos, exposición constante a ruidos, envejecimiento o la combinación de cualquiera de estos factores son los responsables del desarrollo de hipoacusia mixta.

La solución a este tipo de hipoacusia se relaciona con el grado de pérdida auditiva y la combinación de elementos característicos de la hipoacusia sensorial y conductiva. Se pueden utilizar medicamentos, audífonos e implantes de conducción ósea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: