Síntomas de la faringitis

¿Cuáles son los síntomas de la faringitis?

La faringitis es una afección bastante común, casi siempre es originada a partir del virus del resfriado común, aunque algunas veces puede ser causada por un brote bacteriano. Lidiar con esta enfermedad no es muy complicado, casi siempre el tratamiento consiste en descanso y beber abundantes líquidos, pero su presencia puede ser muy molesta, principalmente a la hora de hacer uso de nuestra voz.

Síntomas de la faringitis

Si bien el síntoma principal que caracteriza a la faringitis es el dolor de garganta, en muchas ocasiones hay otros síntomas que pueden acompañarla.

  • Odinofagia, dolor de garganta que tiende a empeorar al hablar o tragar.
  • Ocasionalmente puede venir acompañada de síndromes febriles.
  • Las náuseas también son un síntoma que puede estar relacionado con la faringitis.
  • Muchas personas experimentan dolores de cabeza.
  • Inflamación de las amígdalas o amigdalitis.
  • Ronquera.
  • Sequedad en la garganta.
  • En menor proporción, las erupciones cutáneas pueden ser un síntoma secundario.
  • Puede presentarse inflamación en los ganglios del cuello.
  • Algunas personas experimentan dolores articulares junto con la faringitis.

¿Qué hacer si empiezan a detectarse estos síntomas?

Ante la aparición de los primeros síntomas como principios de dolor en la garganta o sequedad, es importante tomar las medidas adecuadas para evitar posibles complicaciones. Algunas de las acciones que puede tomas son las siguientes:

Mantente hidratado

Consumir abundantes líquidos es de gran ayuda, principalmente para mantener la faringe hidratada y así reducir los síntomas que vayan surgiendo.

Bebe líquidos calientes o fríos

El consumo de líquidos calientes como infusión de limón con miel o tomillo con menta, han demostrado que pueden aplacar los síntomas de esta enfermedad. De igual forma los líquidos fríos pueden aliviar la inflamación.

Usa un humidificador

Vaporizar agua en el aire puede ayudar a reducir la sequedad de la garganta. Usar un humidificador al dormir es un gran apoyo para aplacar los síntomas, en especial si cuenta con un aire acondicionado en su habitación.

Haz gárgaras

Hacer gárgaras con agua tibia con sal varias veces al día es uno de los remedios caseros más efectivos y más recomendables para deshacernos de las bacterias.

Toma caramelos para la garganta

En el mercado hay muchas presentaciones de pastillas para chupar que pueden ayudar con los síntomas. Es recomendable buscar las que contengan analgésicos como ibuprofeno o algunos de sus derivados, que ayudan a aliviar el dolor.

Tipos de faringitis

Según su origen, pueden existir distintos tipos de faringitis, de los cuales podemos destacar:

Faringitis aguda

Es el tipo más común. Se puede describir como la inflamación de la garganta producto de la presencia de virus y bacterias.

Faringitis crónica

En algunos casos la faringitis aguda se vuelve recurrente, lo que puede dar pie a que la enfermedad pase a ser crónica. Esta no puede tratarse como la faringitis aguda, por lo que es necesario acudir a la consulta de un médico especialista para que este decida cuál es el tratamiento adecuado para el caso. Usar mucho la voz, fumar o consumir alcohol con frecuencia también pueden causar la faringitis crónica.

Faringitis vírica

La causa principal de este tipo, como su nombre nos indica, es la presencia de un virus que inflama la garganta.

Faringitis estreptocócica

Este tipo es visto con frecuencia en niños y adolescentes. Es causada por bacterias de la familia de los estreptococos, por lo que requiere de un tratamiento con antibióticos recetado por un médico.

En resumen

La faringitis puede perturbar nuestra vida cotidiana, pero si se presta atención a los síntomas y se toman las medidas adecuadas, es algo que se puede superar rápidamente y sin mayores complicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: