Anemia perniciosa

¿Qué es la anemia perniciosa? Síntomas, causas y tratamiento

Las anemias se pueden dividir en diferentes grupos, entre ellas las megaloblásticas. Esta categoría es donde se ubica la anemia perniciosa. De hecho, la principal causa de la aparición es la carencia de vitamina B12, por consecuencia de una mala absorción.

Se considera que un porcentaje de 90% es asociado con reacciones autoinmunes. En ese sentido, para saber más sobre esta enfermedad, ampliaremos la información en las siguientes líneas.

Descripción de la anemia perniciosa

Proviene por una gastritis atrófica, lo que ocasiona perdida de células parietales en el estómago. Son las encargadas de secretar la glucoproteína de la mucosa gástrica. También, se conoce como factor intrínseco, ya que intervienen en el correcto funcionamiento del intestino y en la absorción de la vitamina B12.

Imagen de Freepik

Generalmente, es una consecuencia de enfermedades endocrinas autoinmunes o problemas digestivos. La disminución de la hemoglobina y hematocritos corresponde a las primeras señales de esta enfermedad. Por otro lado, los hematíes aumentan el tamaño, produciendo macrocitosis, un aumento del tamaño de los glóbulos rojos en la sangre.

Síntomas de la anemia perniciosa

El primer factor de alerta es la ausencia de apetito y palidez. De igual forma, estos síntomas vienen acompañados de los siguientes signos:

  • Dificultad para respirar y fatiga.
  • Dificultad para dormir.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Falta de apetito y disminución de peso corporal.
  • Diarrea.
  • Sensación de hormigueo en las extremidades.
  • Entumecimiento de manos y pies.
  • Ulceras aftosas en la boca.
  • Dificultad para mantener el equilibrio.
  • Visión borrosa.
  • Cambio repentino y alteraciones de conducta.
  • Problemas neurológicos.
  • Aparición de enfermedades en el tracto digestivo.
  • Problemas cardiovasculares.

¿Cómo se diagnostica?

Para confirmar la presencia de la anemia perniciosa se realiza un hemograma, donde se aprecian los valores asociados con la afección. De igual forma, es probable que se aprecie en los estudios leucopenia, volumen corpuscular medio en valores altos. Plaquetas bajas y reticulocitos en baja. También, el médico puede detectar por el método de palpación un aumento del bazo.

Causas de la anemia perniciosa

El problema de absorción de la vitamina B12 es la principal causa de esta enfermedad, corresponde a uno de sus principales agentes desencadenantes. Por otro lado, se asocia como resultado de las siguientes enfermedades endocrinas autoinmunes:

  • Enfermedades endocrinas autoinmunes.
  • Diabetes tipo 1.
  • Enfermedad de Addison.
  • Hipoparatiroidismo.
  • Hipopituitarismo.
  • Tiroiditis crónica.
  • Vitiligo.
  • La enfermedad de Graves-Basedow .
  • Miastenia gravis (MG).
  • Problemas digestivos asociados con la ingesta de medicamentos que causen alteraciones en la absorción gastrointestinal.
  • Infecciones causadas por la bacteria Helicobacter pylori.
  • Gastritis crónica.
  • Enfermedad de Crohn.
  • Personas con regímenes alimenticios carentes de vitamina B12.
  • Desnutrición.
  • Enfermedad celíaca o esprue tropica.
  • Dieta deficiente durante el primer trimestre del emarazo.
  • Pacientes con tuberculosis que toman colchicina, neomicina y ácido paraaminosalicílico

Tratamiento

Para tratar este tipo de anemia es necesario determinar la causa de la enfermedad. Luego, el especialista podrá indicar el tratamiento más efectivo. Sin embargo, la acción más común es realizar cambios en la dieta e incluir vitaminas. Los más usados son:

  • Suplementos de ácido fólico.
  • Inyecciones de vitamina B-12.
  • Suplementos de vitamina B12, en forma de atomizador o pastillas.
  • Vitamina C.
  • Cambios en la dieta, priorizando el consumo de alimentos ricos en vitamina B12.

¿Cómo prevenir?

Es difícil de prevenir, ya que su origen es por el factor intrínseco. Por lo tanto, si el organismo no es capaz de absorber la vitamina B12, se desarrolla la enfermedad. Sin embargo, las personas con dietas vegetarianas suelen no recibir la vitamina. En este caso, será necesario un cambio en la dieta.

Las principales recomendaciones para prevenir la anemia perniciosa se basan en una dieta rica en vitamina B12. De igual forma, un cambio en la alimentación puede marcar la diferencia. A continuación, algunas sugerencias:

  • Consumir huevos y lácteos: leche, yogur, queso.
  • Cereales: ideales para el desayuno. Es preferible elegir los que estén fortificados con la vitamina.
  • Pescados y mariscos: contienen 98 microgramos de B12.
  • Carne de res: como el hígado, aporta hierro, proteínas y vitamina B12.
  • Aves de corral.

Recomendaciones

Los pacientes diagnosticados pueden desarrollar problemas de ansiedad. Sin embargo, es necesario que estén al tanto de que es posible llevar una vida normal con el tratamiento adecuado. Además, el apoyo del profesional de salud es fundamental para recibir asistencia continua. De esta forma, un constante monitoreo permitirá saber los niveles de deficiencia. Otras sugerencias para sobrellevar la enfermedad son:

  • Comunicar sobre el padecimiento a todos los miembros de la familia. Serán de gran apoyo y contribuirán con la ingesta de una dieta saludable.
  • Establecer hábitos saludables y evitar el consumo de tabaco.
  • Brindar especial cuidado a los adultos mayores con anemia perniciosa, ya que la absorción se dificulta más en ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: