Probióticos para la flora íntima

Probióticos para cuidar tu flora íntima

Los probióticos para la flora íntima son suplementos utilizados por las mujeres para equilibrar el funcionamiento de la flora vaginal. Este suplemento estaría formado por cepas concretas de microorganismos vivos que han sido aislados de la vagina, cumpliendo la función de impedir la proliferación de otros microorganismos patógenos capaces de desencadenar enfermedades.

¿Qué es la flora vaginal?

Se denomina flora vaginal al conjunto de bacterias que habitan de forma natural en la zona íntima femenina. La función de estas bacterias, principalmente Lactobacillus, es proteger y ayudar a generar ácido láctico y demás sustancias destinadas a mantener el pH vaginal, lo cual inhibe la producción de patógenos.

Cuando se presentan desequilibrios en la flora vaginal, se suele recomendar el uso de probióticos íntimos, como por ejemplo PHYSIOFLOR LP 2 COMPRIMIDOS VAGINALES. Este probiótico cumple la función de ayudar a recuperar y mantener el equilibrio en la flora vaginal, aliviando las molestias ocasionadas por las sustancias microbianas que se crean aprovechando el desequilibrio.

¿Cuáles son las consecuencias del desequilibrio en la flora íntima?

La función de los lactobacilos es benéfica, ayudando a mantener en equilibrio toda la microbiota vaginal, que es la encargada de la producción de ácido láctico y de asegurar el mantenimiento del pH adecuado. Se trata de un ecosistema que consigue equilibrarse gracias a los Lactobacillus.

Sin embargo, existen situaciones particulares con la capacidad de alterar la flora vaginal y ocasionar un desequilibrio. Por ejemplo, el uso de pastillas anticonceptivas, geles espermicidas, tratamientos antibióticos y antifúngicos, higiene íntima excesiva, uso de ropa demasiado ajustada, estrés y desajustes hormonales.

Como consecuencia del desequilibrio en la flora íntima, comienzan a surgir molestias e irritaciones en esa zona, debido a la acción de microorganismos patógenos que se reproducen de forma incontrolada, entre ellos, bacterias como Prevotella bivia y Gardnerella vaginalis y el hongo Cándida albicans, capaces de dar lugar al desarrollo de infecciones.

Ante este escenario, el papel de los probióticos sería ayudar a regenerar la flora vaginal y garantizar su equilibrio, teniendo un efecto positivo sobre la vaginosis bacteriana, la vulvovaginitis candidiásica, la sequedad vaginal y cualquier otro síntoma de desequilibrio de la flora íntima o la proliferación de patógenos, como olores desagradables, irritaciones o picazón.

Beneficios de los probióticos íntimos

La recomendación general por parte de un especialista ante cualquiera de las situaciones anteriormente descritas, sería la dosificación de probióticos íntimos, los cuales impiden la proliferación de patógenos causantes de enfermedades. El objetivo del tratamiento recomendado es conseguir un restablecimiento de la microbiota vaginal y prevenir las infecciones recurrentes.

Gracias al uso de probióticos íntimos de forma continuada se consiguen los siguientes beneficios:

  • Prevenir molestias ocasionadas por infecciones vaginales recurrentes y acelerar el proceso de recuperación tras someterse a tratamiento antibiótico.
  • Fortalecer las defensas naturales del organismo a través del uso continuado del producto.
  • Reequilibrar la flora vaginal y controlar el crecimiento exagerado de poblaciones de bacterias patógenas, capaces de ocasionar molestias del tracto urinario, desequilibrios en la mucosa vaginal y cualquier otra molestia capaz de afectar negativamente la calidad de vida de la mujer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: