Crema hidratante

Una piel bien hidratada es una piel sana

La hidratación es esencial para el mantenimiento de una piel saludable. Este consejo se puede aplicar durante todo el año, pero debería recordarse aún más durante la temporada de verano, cuando las altas temperaturas contribuyen a que la piel pierda su hidratación natural y se muestre susceptible a resecarse, sufrir quemaduras e incluso podrían aparecer pequeñas lesiones.

El secreto para una piel saludable es utilizar una crema hidratante adecuada para tu edad y que atienda las necesidades específicas de tu tipo de piel. La crema hidratante en combinación con el protector solar deberían ser los productos cosméticos más importantes de nuestra rutina de cuidado diario.

Beneficios de utilizar una crema hidratante

La crema hidratante es un producto de uso diario, básico en todas las rutinas de belleza, aunque solemos olvidarlo por pereza. Debería utilizarse desde la juventud por sus diversos beneficios:

  • Refuerza la protección natural de la piel, conservando el manto hidrolipídico que suele deteriorarse con las duchas diarias.
  • Mejora la textura de la piel, haciéndola más suave y elástica.
  • Rejuvenece la piel, rellenando las arrugas y haciendo que estas se difuminen.

¿Cómo elegir la crema hidratante más apropiada?

Resulta esencial seleccionar el producto más adecuado a las necesidades de nuestra piel. Para esto se consideran diferentes factores como la edad, estilo de vida, componentes de la crema hidratante y más. En tiendas online especializadas como Douglas tienen a disposición una amplia selección de cremas hidratantes que pueden ayudar a combatir los signos de envejecimiento de la piel.

Considera lo siguiente a la hora de elegir la crema hidratante perfecta para tus necesidades:

  • Ingrediente activo. Según tus necesidades, puedes elegir entre humectantes (glicerina y sorbitol), hidratantes (ácido hialurónico y colágeno), reparadores (ceramidas y alantoína) y fórmulas calmantes, protectoras y de nutrición profunda.
  • Necesidades de la piel según la edad. En cada rango de edad la piel mantiene necesidades específicas. Por ejemplo, antes de los 40 debes buscar proteger la piel y evitar que pierda su tersura natural, lo cual se logra preservando la hidratación que ya tiene. A partir de los 45 años la dermis también necesita nutrición, ya que la resequedad se agudiza.
  • Textura de la crema. Finalmente, tendrás que considerar la textura de la crema según el estado de la piel y tus preferencias personales. Por ejemplo, las cremas hidratantes para el rostro suelen tener una textura bastante liviana, presentándose normalmente en forma de leche o espuma.
  • Antiarrugas. Después de los 45 años es preferible comenzar a utilizar cremas hidratantes que además posean ingredientes especiales para un efecto antiarrugas. Estas incluyen activos como el retinol, péptidos, colágeno y otros que consiguen aportar tonicidad a la piel, nutriéndola y reafirmándola para evitar el desarrollo de señales de envejecimiento.

Adicionalmente, como parte de tu rutina de cuidado diario para una piel sana, deberías ingerir abundante agua, limpiar la cara por la mañana y por la noche, exfoliar tu piel cada 15-20 días para eliminar todas las células muertas de la capa superior de la piel y aplicar protector solar a diario, incluso en días nublados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: