curva de pene en bebés y menores de edad

La curva de pene en bebés y menores de edad. ¿Cuándo operar?

A pesar de que cada vez son menos habituales los tabúes que impone la sociedad, todo lo referente al mundo de la sexualidad sigue viéndose con ciertas reservas y desconfianza. Sin embargo, esto no puede suponer un impedimento para que podamos superar ciertos problemas.

Vamos a abordar, en concreto, una cuestión a la que cada vez más personas le dan una importancia creciente, ya sea en ellos o en sus hijos: el pene curvo.

Qué es el pene curvo

Tener el pene curvo es algo mucho más habitual de lo que la mayoría de las personas se piensan. El factor que hay que tener en cuenta que este caso es el grado de curvatura, ya que si esta es demasiado pronunciada puede generar problemas.

En cuanto a las causas que explican la curva de pene existen varias razones diferentes. Puede tratarse de una curva congénita —una curvatura que está presente en bebés desde el momento mismo del nacimiento— y que se percibe cuando el niño tiene sus primeras erecciones o puede ser una curva adquirida. La curva adquirida (o Peyronie) se da en aquellos casos en los que el pene no presentaba curvatura, pero que, debido a determinados motivos, sufre una alteración en su forma.

Por lo tanto, las razones por las que se da la curvatura de pene pueden ser:

  • La primera de ellas es por una anomalía del desarrollo en el tejido fibroso del pene, en este caso la curvatura se debe a una cuestión hereditaria.
  • Un segundo caso se explica a través de varios factores aún en estudio, que desembocan en la enfermedad de Peyronie.
  • Los accidentes y traumatismos pueden provocar también la aparición del pene curvo.
  • Por último, puede deberse a un trastorno autoinmunitario.
Qué es el pene curvo

Qué problemas ocasiona el pene curvo

Un pene que presenta una ligera desviación no supone un gran problema, de forma que se puede vivir perfectamente con esta condición física sin sufrir ningún tipo de menoscavo. No obstante, la curvatura del pene sí que puede llegar a ser una patología que precise de un tratamiento para corregir la curva peneana, sobre todo, si quien lo padece le presenta cualquiera de estos síntomas:

  • Encontrar dificultades en las relaciones sexuales. La curva del pene puede llegar a entorpecer el acto sexual e, incluso, puede impedir por completo que haya penetración. Tanto para el hombre como para la mujer puede ser una verdadera molestia, y no solo a nivel físico, sino que puede ser el origen de bloqueos mentales, de pérdida de confianza y de falta de apetito sexual.
  • Presentar problemas a la hora de orinar. Nuestro organismo elimina residuos a través de la orina y el pene curvo puede convertir las visitas al baño en un suplicio.
  • Que resulte doloroso. Si la incurvación viene acompañada de dolor, es recomendable buscar una solución. Hay que recordar que el dolor es un indicador de que algo no marcha bien.

Una situación que cabe contemplar es que una excesiva curvatura del pene puede llegar a ocasionar una lesión más grave como pueda ser una fractura.

Cuando se da alguna de estas razones es conveniente recurrir a la cirugía para solucionar este problema.

En el caso de los bebés, la curvatura del pene puede ir asociada con hipospadias, un defecto de nacimiento por el cual la abertura de la uretra se encuentra en la parte inferior del pene en lugar de en la punta del glande. Cuando un crío presenta esta patología es necesario recurrir a una operación para corregir el defecto. Esta operación debe realizarse cuando el niño tenga entre seis y doce meses.

En conclusión, el pene curvo no es un problema grave, pero puede presentar algunas complicaciones, por lo que es recomendable llevar un seguimiento y buscar una solución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: