Hígado graso

Hígado graso: qué es y cómo eliminar la grasa

El incremento de enfermedades relacionadas con el hígado graso son cada vez más recurrentes y causan preocupación en la población. Quizás, el desconocimiento de una buena alimentación o el descuido de la masa corporal sean los factores principales de esta enfermedad. El consumo de alcohol, también es otro elemento que influye en un mal funcionamiento del órgano. Ocasionando riesgos que pueden resultar perjudiciales para la salud.

Para saber cómo prevenir esta afección, conviene saber todo acerca del padecimiento y cómo actuar en caso de presentar síntomas. Seguidamente, encontrarás unos útiles consejos.

¿Qué es el hígado graso?

Es una enfermedad también conocida como esteatosis hepática, resultado de una excesiva acumulación de grasa en el hígado.

Hígado graso
Imagen de Freepik

Si bien es cierto, el tamaño de este órgano es superior a cualquier otro, realiza 3 funciones que son elementales para el organismo, tales como:

  • Ayuda a digerir la grasa de los alimentos.
  • Amacena el glucógeno, principal fuente de energía de las células.
  • Eliminar toxinas.

Ahora, estas funciones son afectadas cuando el hígado convierte su tejido en grasa, estableciéndose un 5 o 6 % del material. Esto es logrado con las partículas denominadas triglicéridos, correspondientes a la grasa que busca entrar en cada célula hepática.

Con respecto a la identificación de un hígado graso, en determinadas ocasiones puede ser difícil de presenciar. Algunos no son de mayor riesgo y logran diagnosticarse con los exámenes de otras áreas del cuerpo o simplemente los rutinarios.

Esta patología puede surgir de dos maneras, ya sea  no alcohólica o por alcohol (esteatosis hepática alcohólica).

Consejos para disminuir los riesgos

Perder peso

En las personas con sobrepeso, los daños en el hígado son más elevados. De hecho, origina reiteradas inflamaciones. Es adecuado planificar una alimentación saludable, donde se incluyan proteínas u otras propiedades nutritivas para el organismo. De igual forma, persistir con una serie de ejercicios y, si es posible, recurrir con entrenadores profesionales.

Descartar bebidas alcohólicas

Esta recomendación es fundamental en personas con sobrepeso y que consumen demasiado alcohol. En el caso de una adicción, las rehabilitaciones son un método perfecto que permiten disminuir la ansiedad de consumo.

Eliminar ciertos medicamentos

Con el desarrollo de otras patologías, se consumirán medicamentos para controlar el estado de salud.  Sin embargo, algunas de estas recetas son las principales causantes de una enfermedad en el hígado. Por eso es recomendable asistir a un centro clínico y recibir la atención de un doctor. Con una examinación, el profesional diagnosticará la probabilidad de una afectación farmacéutica.  

Vacuna de la hepatitis A y B

Comúnmente, un médico sugiere la incorporación de vitamina E en el organismo para restaurar los daños producidos. En otros casos, es favorable colocar la vacuna y así crear una capa de protección.

¿Cómo afecta el alcohol al hígado graso?

La enfermedad de hígado graso por alcohol se origina en personas que consumen una cantidad mínima o excesiva de alcohol. Para ser más específicos, cuando la bebida con propiedades alcohólicas es suministrada al cuerpo, ocurre una descomposición. El órgano encargado de realizar ese proceso es el hígado, este atrapa el líquido y comienza a desintegrarlo. Evidentemente, estas sustancias recorren el órgano agrediendo las células hepáticas del sistema.

Con grasa y constante alcohol, se presenta un colapso en el hígado creando enfermedades como:

  • Hepatitis alcohólica.
  • Cirrosis.

Tipos de padecimiento sin consumo de alcohol  

De acuerdo con datos oficiales, la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD) es muy común en países occidentales. Las personas que no ingieren alcohol o el consumo es limitado pueden desarrollar una clase de complicación simple o esteatosis hepática.

Simple

Existe una pequeña acumulación de grasa que no provoca ninguna anomalía como inflamación o daños celulares. No es una patología agravante, de hecho en pocos casos ha producido riesgos mortales del hígado.

Esteatosis hepática no alcohólica

Es una situación contraria a la enfermedad simple, aquí si se producen inflamaciones o graves complicaciones en las células del órgano. Entre los padecimientos ocasionados se encuentra la fibrosis, cirrosis y en casos engorrosos, cáncer de hígado.

¿Cuáles son los signos de un padecimiento NAFLD?

Esta patología no muestra señales o reacciones irregulares en el cuerpo. Aunque dependiendo del sistema, es posible una manifestación de fatiga. También, pueden aparecer dolores en el abdomen, específicamente en el área superior.

Por otro lado, cuando existe cirrosis o cicatrización, se observa:

  • Inflamación notoria con gases y dolor abdominal.
  • Vasos sanguíneos aumentados debajo de la piel.
  • Crecimiento del bazo (víscera).
  • Un color rojo prominente en la palma de la mano.
  • Ictericia, significando la adaptación de un todo amarillento en el color de piel y ojos

¿Qué alteraciones causa una cirrosis?

El origen de una cirrosis es la lesión hepática, generalmente inducida por las diferentes inflamaciones del órgano. En la lucha para controlar ese crecimiento, el hígado sufre y desarrolla una variedad de cicatrizaciones. Lo que es lo mismo, ocurre una propagación de lesiones que perjudican el tejido hepático.

Las anomalías de este tipo son de preocuparse, quizás requiera de una cirugía y tratamientos fuertes. En caso contrario, es posible el desarrollo de complicaciones alarmantes entre ellas: 

  • Ascitis: acumulación de líquidos que ocasionan hinchazón abdominal. Además de indigestión, pirosis, dolor en la espalda. Asimismo, dificultad para respirar y edema en los tobillos.
  • También, es posible una prolongada hinchazón en las varices esofágicas hasta el punto de obstruirlas y provocar sangrados.
  • Revelación de encefalopatía hepática, una afectación que perjudica parte del cerebro. Por este motivo, el individuo se coloca en una posición confusa y complicaciones al comunicarse a través de palabras.
  • Cáncer de hígado
  • En escenarios devastadores, incide en una insuficiencia hepática terminal traducido como la muerte del hígado.

Consideraciones para una alimentación saludable

En el instante de obtener un diagnóstico que confirme una enfermedad hepática, es recomendable consumir los siguientes alimentos:

  • Preparación de cremas con frijoles.
  • Utilización de aceites de oliva en ensaladas.
  • Mezcla de yogur natural con frutas frescas.
  • Tortillas integrales.
  • Espinacas.
  • Queso sin grasa.
  • Aguacate.

Importancia de la vitamina C y D

Las vitaminas son armas poderosas, limitan los daños de una inflamación. En cuanto a los múltiples alimentos ricos de vitamina C,  están las frutas y legumbres. La piña es recomendada, ya que contiene minerales que aportan fortaleza a un órgano graso. De igual forma, los especialistas recomiendan el consumo de vitamina D, encontrada en yemas, queso y atún. Estos alimentos disminuyen las alteraciones hepáticas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: