foliculitis

¿Qué es la foliculitis y cómo se trata?

Se llama folículo piloso a cada una de las cavidades en forma de pequeñas bolsas donde crece un vello corporal o un pelo. Cuando los folículos pilosos se inflaman por causa de alguna infección de origen bacteriano, fúngico o viral, se convierte en una afección de la piel llamada foliculitis. Algunos parásitos, el uso de ciertos medicamentos (tales como: corticoides, fenitoina, litio, etc.), la diabetes, el herpes simple y el VIH también pueden producir foliculitis, aunque son causas menos comunes. Al principio de la enfermedad, los folículos inflamados se observan como bultos rojos o blancos (a causa del contenido de pus) formados alrededor del vello o del cabello. Popularmente se le suele mencionar como vello encarnado, pelo infectado, foliculitis de la barba y foliculitis del jacuzzi.

Los casos leves son comunes y ceden pronto, luego de la aplicación de tratamientos sencillos aunados a la práctica de medidas exhaustivas de higiene de la piel. Cuando la foliculitis abarca solo la piel del rostro se le llama sicosis. Cuando afecta el resto del cuerpo, se le llama forúnculo.

Este tipo de afección cutánea difícilmente puede poner en riesgo tu vida. Sin embargo, podría propagarse y generar otras molestias tales como dolor, ardor, picazón, úlceras escamosas, ampollas purulentas, cicatrices permanentes. Si esta condición se agrava, puedes perder el cabello o el vello de manera permanente, en la zona afectada. En este caso, lo más recomendable es que consultes con el médico.

¿Cuáles son los principales tipos de foliculitis?

Foliculitis superficial

Cuando se ve afectada solamente la cavidad folicular superior. De acuerdo a las causas que las originen, las foliculitis superficiales pueden ser:

  • Foliculitis de origen bacteriano. Por lo general, la bacteria que produce esta afección es el Staphylococcus Aureus, mejor conocida como estafilococo. En este caso se presenta una erupción de bultos blanquecinos elevados, llenos de pus y causan picazón (son pruriginosos).
  • Foliculitis de origen fúngico (Pityrosporum). Esta es causada por una candidosis. Se presenta en forma de pústulas rojizas que se hacen crónicas. Generalmente pueden verse en la piel del cuello, el rostro y en la parte superior del pecho y la espalda.
  • Foliculitis del vello encarnado o de la barba. Se presenta en la piel del rostro, del cuello y en aquellas áreas del cuerpo que se afeitan con regularidad. Estas lesiones pueden dejar cicatrices oscuras. Por ejemplo: los hombres que se afeitan mucho la barba y las personas que se depilan la zona del bikini frecuentemente.
  • Foliculitis del jacuzzi. En este caso aparecen protuberancias enrojecidas pruriginosas, luego de exponer la piel a las bacterias pseudomonas presentes en piscinas y jacuzzis con niveles de cloro insuficientes.

Foliculitis profunda

En este tipo de lesión, se ve afectado todo el folículo piloso. Puede llegar a agravarse y dejar cicatrices permanentes. Las más comunes son:

  • Forúnculos. Es una protuberancia rojiza, tibia al tacto, dolorosa, producida por la hinchazón debajo de la piel, que está llena de pus en su tejido interno. Son causados por la infección de estafilococos y estreptococos. Puede haber fiebre y malestar general. Popularmente se les llama: nacidos, golondrinos, diviesos, tumores, etc. Cuando los forúnculos aparecen en grupo, se les llama ántrax. Si el ántrax no se trata, puede ser mortal y deja cicatrices permanentes. El tratamiento médico de este tipo de afección es lo más recomendable.
  • Sicosis de la barba. Este tipo de foliculitis suele presentarse en los hombres una vez que comienzan a afeitarse. Se muestran protuberancias con pus (pústulas), folículos inflamados, dolor y picazón. En las mujeres, la depilación puede ocasionar lesiones similares.
  • Foliculitis por bacterias gramnegativas (FGN). Se observa en pacientes que sufren de acné común y han sido tratados con antibióticos. Los bultos enrojecidos, con o sin pus, se localizan alrededor de la nariz.
  • Foliculitis eosinofílica asociada al VIH/sida. Aparecen bultos hinchados generalmente en la parte superior del cuerpo y el rostro. Cuando la lesión cicatriza, la piel se oscurece.

¿Cómo se trata este tipo de lesiones?

Con la aparición de la foliculitis, se hace necesario aumentar las medidas de higiene. Las más importantes son: mantener las uñas cortas, aumentar la frecuencia del cambio de tu ropa personal y la lencería de uso doméstico, tales como sábanas y toallas, a diario.

  • El aseo de toda la lencería debe hacerse con detergentes antisépticos.
  • A la higiene de la zona afectada con jabones especiales que respeten el pH cutáneo, tu médico podrá recetarte antisépticos y antibióticos o antifúngicos locales. En los casos de foliculitis profunda, puede ordenar tratamientos con antibióticos orales.
  • En las foliculitis de la barba, se recomienda evitar el afeitado o la depilación temporalmente, mientras se aplican lo antisépticos, antibióticos y otros medicamentos que el facultativo recete.
  • La aplicación de compresas húmedas tibias, pueden ser de gran ayuda para drenar los folículos infectados, aunado al tratamiento de antibióticos o antimicóticos que ordene el galeno.
  • Cuando hay forúnculos, los tratamientos locales que pueden incluir antisépticos y pomadas antibióticas, suelen ser suficientes para curar la lesión. La incisión quirúrgica y el drenaje de la materia purulenta del forúnculo, alivia el dolor y la inflamación rápidamente.
  • Si la infección por estafilococos vuelve a aparecer, se recomienda practicar un cultivo de la mucosa de las fosas nasales para determinar si se es portador de la bacteria. Y si el resultado es positivo, tu médico indicará el tratamiento de antibióticos para eliminar el estafilococo.

Cómo se previene

Este tipo de lesiones pueden evitarse, poniendo en práctica medidas como las que te señalo a continuación:

  • Mantén una rigurosa higiene corporal.
  • No utilices lencería y prendas de vestir contaminadas. Evita compartir toallas de limpieza y afeitadoras.
  • En la zona de la piel propensa a irritarse, debes evitar en lo posible afeitarla o depilarla.
  • No utilices ropa apretada.
  • Aféitate cuidadosamente. Hazlo en la dirección del vello que menos daño te reporte (cada quien es distinto: a unos les resulta mejor rasurarse a contrapelo y a otros, en la dirección de crecimiento del vello). Desinfecta la hoja del afeitado, mantenla afilada, desinféctala antes y después de usarla y, cámbiala con frecuencia.
  • Utiliza loción de afeitar previamente y una crema hidratante para después de afeitar.
  • Masajea la piel que vas a afeitar con una compresa o toalla limpia, para levantar el vello incrustado.
  • Asegúrate de usar piscinas y jacuzzis limpios y con la proporción de cloro recomendada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: