Remedio definitivo para la alopecia

El remedio definitivo para la alopecia: el injerto capilar

La pérdida de cabello (alopecia), es un problema que afecta al cuero cabelludo y que puede ocurrir en personas de cualquier edad o sexo. Aunque resulta bastante común, es importante reconocer el conjunto de síntomas relacionados con la caída del cabello, pues es el único modo en que se puede intentar prevenir el problema o aplicar el tratamiento adecuado para solucionarlo.

¿Tengo alopecia? La primera y más evidente señal es la pérdida de cabello constante, lo cual depende de diversos factores. El principal de ellos es la salud de los folículos pilosos y del cuero cabelludo. Cuando un folículo piloso no se encuentra en buen estado, no producirán pelo nuevo y, por consiguiente, se comenzará a notar áreas con menor cantidad de cabello.

Es necesario realizar una revisión frecuente de nuestro cabello en busca de señales o indicios de calvicie y de inmediato buscar soluciones adecuadas de manos de un especialista. Existen opciones de tratamiento como el Minoxidil, fármacos antiandrógenos y plasma rico en plaquetas, pero el único remedio definitivo que existe es un injerto capilar bajo la técnica FUE.

¿A qué edad deberíamos comenzar a preocuparnos por la calvicie?

La calvicie es un problema que suele presentarse de forma progresiva, aunque la mayor parte de las personas no presta atención a las señales clásicas de alerta. Algunas de estas señales son la pérdida excesiva de cabello durante la ducha, cabello sobre la almohada al despertar, molestias en el cuero cabelludo y caída del cabello en la zona de la frente y la coronilla.

Se trata de un problema médico que afecta a más del 50% de los hombres y al menos a un 30% de las mujeres, llegando a afectar de forma negativa la calidad de vida del paciente, dado que el cabello tiene un alto valor estético y la falta del mismo puede producir reacciones negativas en la autoestima de una persona.

Entre los 18 y los 25 años es el rango de edad donde se comienzan a notar los síntomas de la alopecia, por lo que sería el momento perfecto para consultar la situación a un especialista y analizar las alternativas de tratamiento disponibles. Existen diferentes tipos de alopecia, por lo que las opciones de tratamiento pueden variar de una persona a otra.

Diagnóstico y tratamiento de la alopecia

Aunque es habitual un diagnóstico a simple vista, en casos particulares puede ser necesario que el profesional utilice un microscopio especial, denominado tricoscopio e, incluso, sea necesaria una biopsia cutánea y un análisis de sangre completo. A partir de entonces, se ofrecerán las soluciones y tratamientos disponibles:

  • Finasterida, una pastilla que evita la acción de las hormonas masculinas sobre los folículos pilosos.
  • Minoxidil, loción de aplicación diaria que estimula el crecimiento del cabello y frena el avance de la calvicie.
  • Injerto capilar, utilizando folículos pilosos de un área donante y reubicándolos en las zonas afectadas por la alopecia, utilizando la técnica FUE (Follicular Unit Extraction). Este procedimiento es la única solución definitiva disponible para acabar con el problema de la calvicie y repoblar con nuevo cabello la zona afectada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: