Linfocito B

Linfocitos altos: Qué significa y cómo se pueden bajar

Vamos al médico, nos mandan a hacer un análisis de sangre y los resultados anuncian que tenemos los linfocitos altos, ¿qué significa esto? ¿Es para preocuparse? Todo lo relacionado con nuestra salud nos preocupa, pero la presencia niveles altos es bastante común en las personas, así que, lo mejor es averiguar las causas lo más pronto posible y bajar esos niveles hasta que el sistema inmunológico vuelva a su estado normal. 

A continuación, descubre qué significa tener linfocitos altos y cómo se pueden bajar.

¿Qué son los linfocitos?

Dentro del cuerpo humano, los linfocitos son un tipo de célula producidos en la médula ósea. Los podemos encontrar tanto en la sangre como en los tejidos linfáticos.

Además, existen variaciones de ellos:

  • Linfocitos B
  • Linfocitos T 

A cada uno le corresponde una tarea diferente dentro del organismo. En el caso del linfocito B, su función principal es crearnos anticuerpos. En paralelo, los linfocitos tipo T destruyen las células cancerígenas y están a cargo de vigilar el funcionamiento inmunológico.

Linfocitos T

Son un tipo de glóbulos blancos que continuamente estamos desarrollando para combatir agentes extraños en el organismo.

¿Qué significa tener valores altos de linfocitos?

Los niveles altos de linfocitos en la sangre nos anuncian que hay una amenaza atentando contra la salud, y es es el momento de tomar acción. Los niveles normales se encuentran entre el 20% y el 40% de concentración en sangre.

¿A quiénes afecta? 

Los linfocitos altos dentro del torrente sanguíneo se le conocen como linfocitosis y suele ser frecuente en los niños.

Causas de los linfocitos altos

Existen varias afecciones que dan lugar a un aumento de los niveles en la sangre como:

  • Hepatitis B
  • Hepatitis C
  • Enfermedad de Wilson 
  • Cirrosis hepática
  • Cáncer de hígado
  • Hígado graso
  • Quistes en los riñones 

Los tipos de linfocitosis

En vista de que las causas pueden ser variadas, existen dos tipos de linfocitosis: 

Linfocitosis monoclonal

Se produce por una alteración en la linfa, o líquido linfático, sin necesidad de que un agente extraño invada el organismo. Es usual en casos de leucemia o tumores en el cuerpo, así como también, en casos de esclerosis, un tipo de enfermedad autoinmune. 

Linfocitosis policlonal

Este tipo de linfocitosis se produce por la aparición de bacterias infecciosas que obligan al cuerpo a defenderse. Es común encontrar la causa en el virus VIH, en una gripe mal tratada, el desarrollo de otras enfermedades de transmisión sexual, e incluso en el herpes.

Tratamiento

Para mantener el bienestar de nuestra salud, es necesario bajar los niveles de este tipo de célula en sangre. Si es el caso de una causa leve, podemos combatir la amenaza con antibióticos recetados por un médico. Con la ingesta de antivirales también podemos darle freno a la incubación infecciosa y dejar que los valores regresen a su normalidad.

Algunos fármacos que médicos recomiendan:

  • Glucocorticoides
  • Metotrexato
  • Epinefrina

Como un método de prevención y complementación en el tratamiento, se recomienda:

  • Una dieta equilibrada
  • Aumentar la hidratación en nuestra rutina
  • Hacer ejercicio

De este modo, estamos depurando los agentes negativos de nuestro cuerpo y aseguramos un sistema inmunológico estable.

Para casos mucho más graves, como la leucemia o cualquier invasión cancerígena, se recurre a tratamientos con quimioterapia y radioterapia. Indiferentemente, para bajar los linfocitos de forma eficiente es necesario tratar a la enfermedad subyacente desde su origen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: