Consejos cuidar varices en verano

Consejos para cuidar las varices cuando llega el calor

El verano ha llegado y, por supuesto, acompañado de altas temperaturas. En la mayoría de las personas esto no supone un inconveniente mayor, siendo de hecho una de las épocas del año que más disfrutan al poder realizar muchas actividades al aire libre. Sin embargo, para aquellos que padecen de várices, el calor genera algunas complicaciones por su efecto vasodilatador.

Por esta razón, te presentamos algunos consejos para aliviar los síntomas de las varices cuando llega el calor. Un compendio de recomendaciones que puedes aplicar en tu vida cotidiana para minimizar los efectos negativos del calor si padeces de insuficiencia venosa. Si los sigues al pie de la letra, puedes evitar las incomodidades que suelen presentarse durante los golpes de calor.

Consejos para cuidar las várices durante el verano 

Realmente, el mejor consejo que se puede dar para cuidar las varices en verano, sería evitar por completo la exposición directa al sol y la permanencia en ambientes demasiado calientes, pero tratándose de una época en la que nos encantan las actividades al aire libre, la exposición a la radiación UV es inevitable, por tanto, te dejamos algunas recomendaciones.

Refresca tus piernas con una toalla fría

Si te encuentras en la playa, piscina o cualquier actividad al aire libre, intenta cubrir tus piernas con una toalla y permanecer a la sombra el mayor tiempo posible. No debes dejar de disfrutar el paseo, tan solo evita una exposición excesiva a la radiación que pueda generar la dilatación de las venas y, en consecuencia, las molestias habituales de quien sufre várices.

Cubriendo las piernas con una toalla, de preferencia si esta se encuentra húmeda, es la solución más práctica disponible. Solo hablamos de un poco de precaución, suficiente para evitar complicaciones posteriores.

Utiliza cremas de efecto frío

El uso de cremas de efecto frío y de propiedades venotónicas o flebotónicas como Venosmil es una excelente alternativa si quieres mantener las várices bajo control y evitar el desarrollo de molestias en medio de golpes de calor. La Hidrosmina, componente principal de esta crema, tiene la capacidad de aumentar la resistencia de los vasos sanguíneos.

crema varices venormil

Como consecuencia de su uso constante, el tono de las venas aumenta y las molestias disminuyen de forma considerable, incluso cuando las altas temperaturas se hacen presentes. Esto la ha convertido en uno de los tratamientos preventivos más eficientes para el cuidado de las várices y el alivio de sus síntomas.

Aplica protector solar

La incidencia de la radiación UV es un factor determinante en los síntomas de insuficiencia venosa y no solo el calor. Al exponer nuestras piernas de forma directa a los rayos del sol, se genera un potente efecto vasodilatador, pero podemos evitarlo aplicando una capa generosa de protector solar con un factor elevado.

De esta forma tendremos garantía de que la radiación UV no tendrá efectos nocivos sobre los vasos sanguíneos. Si vas a la playa o la piscina, es importante renovar constantemente la capa de bloqueador solar después de cada baño.

Coloca las piernas en alto

Si estás descansado y tienes la posibilidad, coloca tus piernas en alto y así fomentarás la correcta circulación sanguínea. Recuerda que cuando estamos en la playa tomándonos un descanso, es posible que pasemos muchas horas sentados. Encuentra dónde apoyar tus piernas y mantenlas suspendidas sobre la altura del resto de tu cuerpo y evitarás las molestias nocturnas.

También es una buena idea si te mantienes en actividad cada cierto tiempo. En lugar de permanecer horas en tu asiento sin hacer nada, anímate a dar un paso, practicar algún deporte o actividad suave que favorezca el retorno de la sangre al corazón.

Baños de agua fría

Siempre que sea posible, date unos baños de agua helada a lo largo de la jornada. Si estás en la piscina o la playa, esto es bastante sencillo, porque tienes mucha agua disponible para refrescar tus piernas cada hora, pero en caso contrario, puedes tomar una ducha fría al llegar a casa. Es bastante probable que con este paso puedas evitar incomodidades al final del día.

Finalmente, uno de los consejos más importantes es mantener la hidratación a lo largo de la jornada. Ya sea que permanezcas en casa o que decidas dar un paseo, siempre es importante ingerir la cantidad necesaria de líquidos de manera que todos los órganos y tejidos trabajen de la forma en que deberían hacerlo. Hidratar la epidermis también es un asunto necesario en estos casos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: