Bolas chinas

Cómo fortalecer el suelo pélvico después del embarazo

Muchas mujeres desconocen la importancia que tiene el suelo pélvico para la salud y, sobre todo, durante y después del embarazo. Su debilitamiento puede afectar a nivel físico incluso a nivel emocional. Para fortalecerlo se recomiendan ejercicios sencillos o, bien, utilizar complementos como por ejemplo las bolas chinas.

Eso sí, siempre hay que tener en cuenta que hay que esperar varias semanas para poder realizar ejercicios como son los de Kegel, usar bolas chinas o los conos vaginales. Para haceros una idea de la importancia de ejercitar el suelo pélvico y qué nos puede ayudar a mejorar su estado os presentamos este post.

Cuál es la función del suelo pélvico

El suelo pélvico es más importante de lo que pensamos, por eso os detallamos cuáles son sus funciones más importantes:

  • De continencia. Favorece la continencia de esfínteres evitando que se escape la orina, las heces o los gases.
  • Sexual. En buen estado favorece las relaciones sexuales.
  • De sostén. Sostiene los órganos pélvicos en su sitio y asegura su buen funcionamiento.
  • Reproductiva. Tiene una tarea esencial durante el parto natural, ya que ayuda a rotar la cabeza del bebé y provocar el reflejo de eyección.
  • Postural. Trabaja en el mantenimiento de la postura junto con los músculos abdominales, el diafragma y las lumbares.

Consecuencias en el suelo pélvico tras el parto

El suelo pélvico está formado por un conjunto de músculos, ligamentos y estructuras que están en la pelvis y que sostiene la parte inferior del abdomen. Así mismo, aguanta a nuestro bebé durante el embarazo y esto hace que, durante y tras el parto, se debilite.

El postparto es un momento bueno para rehabilitar el suelo pélvico y evitar consecuencias negativas para la salud como son:

  • Incontinencia urinaria y fecal, ya que no tiene fuerza para controlar los esfínteres.
  • Apertura vaginal, provocada al dar a luz y que puede afectar a la vida sexual (no sentir placer sexual o que las relaciones sean dolorosas).
  • Dolor al sentarse y en el coxis.
  • Sensación de peso en la vagina, producto de que un órgano pélvico ha descendido de su posición original.

¿Cómo rehabilitar el suelo pélvico?

Tras el parto y tras pasar una cuarentena de reposo, se recomienda hacer ejercicios suaves que mejoren la circulación, como son mover tobillos y brazos haciendo círculos o dar pequeños paseos. Normalmente, será el ginecólogo o la matrona quien indicará cuándo comenzar y cómo. A continuación, te mostramos algunos métodos para mejorar el suelo pélvico.

Masaje perineal

Es una práctica que se realiza antes de dar a luz. Consiste en hacer masajes externos e internos en la vagina con la intención de mejorar la elasticidad de la pelvis y evitar desgarro durante el parto. También es recomendado para reforzar la zona pélvica tras el embarazo.

Este tipo de masaje nos lo podemos realizar nosotros mismos, nuestra pareja o un fisioterapeuta especialista en la materia.

Ejercicios hipopresivos

Estos ejercicios, también denominados abdominales hipopresivos, ayudan a trabajar la musculatura en el abdomen. Se llevan a cabo mediante el control de la respiración en combinación con posturas y movimientos, con la finalidad de reducir la presión en la cavidad abdominal, torácica y pélvica.

Ejercicios de Kegel

Lo ideal es comenzar a hacerlos durante el embarazo para facilitar el parto natural y en el postparto para evitar consecuencias como la incontinencia urinaria.

En su fase inicial se recomienda hacer 10 repeticiones de cada ejercicio y hasta 4 veces al día e ir aumentando a medida que vayamos sintiendo que esa zona la estamos fortaleciendo.  Estos ejercicios consisten en contraer y soltar estos músculos, asemejándose al movimiento cuando estamos miccionando y provocamos dejar de hacerlo.

Conos vaginales

Podemos combinar los ejercicios de Kegel con los conos vaginales. Consisten en pesas con forma de cono, cada una con un tamaño y peso diferente. Una vez introducidos en la vagina, tienden a caer por la gravedad y “obliga” a los músculos pélvicos a contraerse para evitar su salida.

Se introducen de forma similar a un tampón y es recomendable que usemos la menos pesada al principio e ir subiendo el peso con el paso del tiempo.

Una forma de usarlos es retenerlos durante 15 minutos, 2 veces al día (mañana y tarde) y se pueden usar mientras caminamos, estamos de pie, sentadas, etc.

Como conclusión, podemos encontrar múltiples formas de fortalecer el suelo pélvico, donde ganaremos en salud a todos los niveles. La realización de ejercicios de Kegel o el uso de productos como las bolas chinas o los conos vaginales, como explicamos anteriormente pueden ser grandes aliados para mejorar la musculatura pélvica tras el embarazo y el parto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: