Pastillas de amoxicilina

Amoxicilina: ¿cómo debemos tomarla y cuándo?

Es uno de los antibióticos más populares del mercado, proviene de la familia de las penicilinas. La amoxicilina impide que las bacterias puedan formar su cobertura externas, lo que ayuda a su destrucción. Es muy efectiva contra la mayoría de las bacterias.

A pesar de su popularidad, muchas personas no saben cómo ni cuándo debe ser utilizada, lo que puede ser muy peligroso, las bacterias tienen la capacidad de crear mecanismos para defenderse de ciertas sustancias, si un antibiótico como la amoxicilina no se emplea correctamente, puede causar que las bacterias creen resistencia al medicamento.

Lo primero que se debe hacer antes de consumir cualquier medicamento es consultar con su médico de cabecera.

¿Cómo debe ser tomada la amoxicilina?

Este antibiótico cuenta con una gran variedad de presentaciones disponibles en el mercado, puede encontrarse en forma de tabletas, suspensión oral, cápsulas, entre otras. Los tratamientos con amoxicilina pueden variar dependiendo del tipo de bacteria contra el que se esté luchando, comúnmente las dosis pueden ser tres veces al día, cada 8 horas, o 2 veces a día, cada 12 horas, puede recetarse acompañada de los alimentos o sin los alimentos. Es muy importante que siga las instrucciones del médico al pie de la letra, no tome ni más ni menos, consumir una mayor cantidad no hará que el efecto sea más rápido, debe ser paciente.

  • Si va a utilizar la suspensión oral, asegúrese de agitarla muy bien para que el medicamento se disuelva uniformemente. En el caso de ser suministrada a niños, puede incluir la fórmula en su leche, jugo u otra bebida fría, al hacer esto, debe adminístraselo de inmediato para que la medicina no pierda su efecto, si no, la forma tradicional es colocar la suspensión directamente sobre la lengua del niño.
  • Para el caso de las tabletas masticables, no debe tragarlas enteras, hay que masticarlas muy bien o triturarlas antes.
  • Si se le ha recetado tabletas o cápsulas, estas deben ser tragadas enteras, preferiblemente acompañadas de un vaso de agua para facilitar su ingestión.

Una vez iniciado el tratamiento, no debería tardar en notar la mejoría, en pocos días los síntomas deben haber disminuido, si no percibe mejoras, no dude en consultar al médico.

Cuándo tomar amoxicilina

Cuando se comienza un tratamiento con un antibiótico como este, debe consumirse hasta el final del tratamiento indicado, así se sienta mejor no debe abandonar la medicina, porque puede que la infección no haya desaparecido en su totalidad y podría recaer.

¿Cuándo tomar amoxicilina?

La amoxicilina se usa específicamente para tratar enfermedades e infecciones bacterianas. Comúnmente, se receta este medicamento para tratar afecciones como la bronquitis, otitis, neumonía, infecciones del tracto urinario y la piel, entre muchos otros tipos de infecciones. Se puede combinar con otros medicamentos para tratar el H. pylori, un tipo de bacterias que producen úlceras. Sea cual sea el caso, este antibiótico solo debe usarse bajo supervisión de un médico.

Un error visto con mucha frecuencia, que ha sido cometido por muchas personas, es que utilizan este antibiótico para tratar el resfriado común, este medicamento se puede utilizar únicamente para enfermedades producidas por brotes bacterianos, y el resfriado común es producido por un virus, razón por la que el empleo de esta medicina no produce ningún efecto en contra de esta enfermedad.

En resumen…

La amoxicilina es un medicamento que salva miles de vidas al año, pero su mal empleo puede crear bacterias resistentes, por eso, hay que ser cuidadoso cuando se requiere de un tratamiento con este antibiótico, se necesita supervisión médica durante todo el proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: