31 de mayo Día Mundial sin Tabaco

31 de mayo Día Mundial sin Tabaco

Cada 31 de mayo, la OMS celebra el Día Mundial sin Tabaco, cuyo objetivo consiste en resaltar los riesgos que supone fumar para la salud y promover políticas eficaces para reducir su consumo.  Su celebración, interrumpida desde 1987, es una oportunidad para destacar mensajes concretos relacionados con el control del tabaco y fomentar la observancia del  Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco.

Este año, la OMS ha centrado sus esfuerzos en concienciar sobre la eficacia que presentan las medidas impositivas sobre el tabaco para reducir el tabaquismo. Por ello, para el Día Mundial sin Tabaco de 2014 se ha elegido el lema: Subir los impuestos sobre el tabaco = menos fumadores, menos muertes y comunidades más saludables.

Según datos de la Encuesta de Salud de la Comunitat Valenciana 2010 al menos una persona fuma habitualmente en el 31,5% de los hogares. En la vertiente poblacional, un 24,8% de los adultos mayores de 16 años se declara fumador habitual y un 4,3% fumador esporádico, esto significa grosso modo que una de cada tres personas forma habitual o esporádicamente. El seguimiento de este comportamiento en nuestro entorno manifiesta en la última década una tendencia a la disminución en la prevalencia de fumadores habituales. En este sentido, han contribuido el mejor control del tabaquismo gracias a los programas de prevención, deshabituación y a las medidas legislativas adoptadas que aseguran espacios públicos libres de tabaco y humo, así como la prohibición absoluta de la publicidad, promoción y patrocinio de los productos del tabaco, y el papel desempeñado por las advertencias sanitarias en las cajetillas de tabaco.

El pasado 29 de Marzo entró en vigor la Ley 3/2014, de 27 de marzo, por la que se modifica el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, en su disposición final duodécima se hace mención a las modificaciones a introducir en la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, en concreto sobre aspectos concernientes a la utilización de los dispositivos susceptibles de liberación de nicotina y productos similares (que es lo que habitualmente identificamos como cigarrillos electrónicos, e-cigarrillos o e-cigs).

En concreto, esta disposición hace referencia a los siguientes aspectos:

1. La definición de dispositivo susceptible de liberación de nicotina

2. La prohibición de vender o entregar a menores de 18 años los dispositivos susceptibles de liberación de nicotina

3. La prohibición de su utilización o uso en:

  • centros y dependencias de las Administraciones públicas y entidades de derecho público
  • centros, servicios y establecimientos sanitarios (tanto en interior como en los espacios al aire libre)
  • centros docentes y formativos (salvo en los espacios al aire libre de los centros universitarios y de los exclusivamente dedicados a la formación de adultos, siempre que no sean accesos inmediatos a los edificios y aceras circundantes)
  • medios de transporte público urbano e interurbano, medios de transporte ferroviario y marítimo y en aeronaves (de compañías españolas o vuelos compartidos con compañías extranjeras)
  • recintos acotados acondicionados para el juego y esparcimiento de menores: parques infantiles y áreas o zonas de juego para la infancia

4. La obligación de instalar de forma visible de carteles que informen de ello y adviertan sobre los perjuicios para la salud derivados del uso del tabaco.

5. La prohibición de publicidad de los dispositivos susceptibles de la liberación de nicotina en programas dirigidos a menores de 18 años, lugares de frecuentación de esta población y en medios audiovisuales entre las 16 y las 20 horas.

Puedes obtener información adicional sobre el cigarrillo electrónico pinchando aquí.

Los beneficios de dejar de fumar se dejan notar ya en los primeros veinte minutos. Cualquier día puede ser bueno para abandonar el tabaco. Consúltalo, planéalo y date un respiro. Decídete a dejarlo ¡Cada vez somos más los no fumadores!